El mito de Apolo

Imagen| Pixabay

Uno de los mitos más importantes del mundo clásico fue el de Apolo, el cual versaba sobre un dios guerrero que era artista al mismo tiempo pues solía estar acompañado de las musas y era un gran defensor de la poesía y la música. Se trata de uno de los dioses más venerados de la antigua Grecia y uno de los más polifacéticos.

Si te apasiona la mitología griega, no puedes perderte el siguiente post donde indagaremos sobre la figura de Febo (como conocían los romanos a esta deidad), la importancia del mito de Apolo, sus orígenes, su trayectoria y su familia, entre otras cuestiones.

¿Quién era Apolo?

De acuerdo a la mitología griega Apolo era hijo de Zeus, el dios más poderoso del Olimpo, y Leto, hija de un titán que era venerada como diosa de la noche y de la luz del día alternativamente.

En un principio Zeus se interesó por Asteria, quien era la hermana de Leto, y trató de tomarla por la fuerza. Sin embargo, ella logró escapar convertida en codorniz pero como esta divinidad siguió acosándola, finalmente se lanzó al mar y se transformó en la isla de Ortigia.

Al no lograr su objetivo, Zeus puso entonces sus ojos en Leto quien sí le correspondió y de esa relación quedó encinta de Apolo y su melliza Artemisa. Sin embargo, la legítima esposa de Zeus, Hera, al conocer la aventura de su marido dio comienzo a una terrible persecución contra Leto hasta el punto de que buscó la ayuda de su hija Eileithyia, diosa de los nacimientos, para que impidiera el alumbramiento de la titánide.

Imagen| Pixabay

Es por este motivo que según la mitología, Leto estuvo con dolores horribles de parto durante nueve días pero gracias a la intervención de algunos dioses que se compadecieron de Leto, se permitió el nacimiento de Artemisa y que ésta se hiciera adulta rápidamente para a su madre madre con el alumbramiento de su hermano Apolo. Y así ocurrió. Sin embargo, Artemisa quedó tan impresionada por el sufrimiento de su madre que decidió permanecer virgen para siempre.

Pero el incidente no quedó ahí. Al no haber conseguido su objetivo, Hera volvió a intentar deshacerse de Leto y sus hijos enviando una serpiente pitón para matarlos. De nuevo, los dioses se apiadaron de la suerte de Leto e hicieron que Apolo creciera en sólo cuatro días para dar muerte al monstruo con mil flechas.

Dado que la serpiente se trataba de un animal divino, Apolo tuvo que realizar una penitencia por haberla matado y donde la pitón cayó abatida se erigió el Oráculo de Delfos. El hijo de Zeus se convirtió en el patrón de este lugar, para más adelante susurrar los vaticinios al oído de las adivinas o las pitias.

Pero la enemistad de Hera y Leto no terminó aquí sino que el mito de Apolo relata que tanto Artemisa como él tuvieron que seguir siendo los protectores de su madre para siempre, pues Hera jamás dejó de atormentarla. Por ejemplo, según la mitología griega, los mellizos mataron a los 14 hijos de Níobe, que se burló de la desventurada titánide, y al gigante Ticio, quien quiso forzarla.

¿Cómo se representa a Apolo?

Imagen| Pixabay

Era temido por los otros dioses y solamente sus padres podían contenerlo. Se le representa como un joven apuesto e imberbe cuya cabeza está adornada con una corona de laurel y en cuyas manos sujeta la cítara o lira que le regaló Hermes a modo de disculpa por haber robado parte del ganado de Apolo. Cuando comenzó a tocar el instrumento, el hijo de Zeus quedó maravillado al ser un gran admirador de la música y se hicieron grandes amigos.

A Apolo también se le representa subido en el carro dorado del Sol que tiraban cuatro magníficos caballos para recorrer el cielo. Por ello, también se le considera como el dios de la luz siendo Helios el dios del Sol. No obstante, en algunos periodos históricos ambos dioses se identifican en uno solo, Apolo.

¿Cuáles son los dones del dios Apolo?

  • Normalmente se describe a Apolo como como el dios de las artes, la música y la poesía.
  • También del deporte, del arco y las flechas.
  • Es el dios de la muerte súbita, las enfermedades y las plagas pero también el dios de la sanación y de la protección contra las fuerzas malignas.
  • A Apolo se le identifica con la luz de la verdad, de la razón, de la perfección y la armonía.
  • Es el protector de los pastores y los rebaños, los marineros y los arqueros.

Apolo y la clarividencia

Según recoge el mito de Apolo, este dios poseía el poder de transmitir el don de la clarividencia a otros y así ocurrió con Casandra, su sacerdotisa e hija de Príamo rey de Troya, a quien le entregó el don de la profecía a cambio de un encuentro carnal. Sin embargo, cuando accedió a esta facultad, la joven rechazó el amor del dios y éste sintiéndose despechado la maldijo haciendo que pero nadie creyera jamás en sus pronósticos.

Por eso cuando Casandra quiso avisar de la caída de Troya sus pronósticos no se tomaron en serio y la ciudad fue destruida.

Apolo y los oráculos

Imagen| Pixabay

De acuerdo a la mitología clásica, Apolo contaba también con dotes adivinatorias, revelando a los humanos los dictados del destino y su oráculo en Delfos (donde dio muerte a la serpiente Pitón) fue muy importante para toda Grecia. El Oráculo de Delfos se hallaba en un centro religioso a los pies del monte Parnaso y los griegos iban templo del dios Apolo para conocer su futuro de boca de la Pitia, una sacerdotisa que se comunicaba directamente con esta divinidad.

Apolo y la guerra de Troya

Cuenta el mito de Apolo que Poseidón, el dios de los mares, lo envió a levantar las murallas alrededor de la ciudad de Troya para protegerla de los enemigos. Cuando el rey de Troya no quiso pagar el favor de los dioses, Apolo se vengó enviando una peste mortal a la ciudad.

Más tarde, Apolo intervino en la guerra de Troya pese a que en un primer momento Zeus había pedido a los dioses neutralidad en el conflicto. Sin embargo, éstos terminaron participando en ella. Por ejemplo, Apolo y Afrodita convencieron a Ares que luchase del lado troyano pues que dos de los hijos de Apolo, Héctor y Troilo, formaban parte del bando troyano.

Además, Apolo ayudó a Paris a matar a Aquiles, siendo él quien dirigió la flecha del príncipe troyano hasta el único punto débil del héroe griego: su talón. También salvó a Eneas de la muerte a manos de Diomedes.

La familia de Apolo

Apolo tuvo muchísimas parejas e hijos. Al ser un dios de la belleza tuvo amantes tanto masculinos como femeninos.

Sus amantes varones fueron:

  • Jacinto
  • Cipariso

Por otro lado, tuvo muchas parejas femeninas con las que tuvo descendencia.

  • Con la Musa Talía tuvo a los Coribantes
  • Con Dríope a Anfiso
  • Con Creusa engendró a Ion
  • Con Deyone tuvo a Mileto
  • Con Corónide a Asclepio
  • Con la ninfa Cirene engendró a Areisteo
  • Con Ftía concibió a Doro
  • Con Qione tuvo a Filamón
  • Con Psámate engendró a Lino

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)