Historia y Arte en las Islas Canarias

Símbolo del legado musical de las Islas Canarias, el timple es un instrumento similar al ukelele de la Polinesia. Es posible que se introdujera en las islas por los esclavos bereberes al igual que los invasores normandos cuando vinieron a trabajar la tierra en el siglo XV.

El timple ha sonado mucho y ahora tiene su lugar en la música de Cuba y otros países de América Latina. En las fiestas tradicionales, acompaña a la danza, como es la isa, la folia, o el Tajaraste, que son bailes de origen guanche.

Muchas cuevas están dispersas en las islas, y están decoradas con pinturas rupestres hechas por los guanches de los siglos XIII y XIV (Barranco de Balos, Gáldar, Agaete, Belmaco, Zarza y ​​El Julan). Las figuras humanas y animales predominan en este de representaciones. La conquista española no favoreció el desarrollo del arte.

El primer gran pintor canario, Gaspar de Quevedo, natural de Tenerife, apareció en el siglo XVII. Valentín Sanz Carta fue el primer artista de pintura en el siglo XIX. A principios del siglo XX, Manuel González Méndez (1843-1909) fue el líder del impresionismo en el archipiélago. Todos los grandes movimientos artísticos europeos llegaron a las Islas Canarias.

Entre los pintores abstractos, César Manrique (1919-1992) fue reconocido internacionalmente. Sus obras imaginativas y sus esfuerzos para transmitir la cultura canaria hicieron de él un puntal dentro del arte canario.

No se conocen textos escritos de los guanches, pero el historiador italiano Leonardo Torriani tradujo sus baladas. Benito Pérez Galdós (1843-1920), que nació en Canarias y se trasladó a Madrid en 1862, es considerado por algunos como el más grande novelista español después de Cervantes. Uno de los más grandes escritores del siglo XX de Canarias es Isaac de Vega, y creador del movimiento literario, el fetasianismo.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *