Costumbres holandesas en Navidad

sinterklaas navidad holanda

Las costumbres y tradiciones holandesas en Navidad son muy similares a las de otros países del centro y el norte de Europa. No obstante, cuenta con algunas peculiaridades que la hacen diferente y especialmente encantadora.

En este post vamos a repasar algunas de estas tradiciones que tienen que ver con las celebraciones, los mercadillos y la gastronomía típica de estas fechas. Acompáñanos en este fascinante viaje a la Navidad en los Países Bajos.

Sinterklaas, el ‘Papá Noël’ holandés

A diferencia del resto del mundo, en los Países Bajos el día más importante para los niños es el 5 de diciembre. Esa es la fecha, tres semanas antes de Navidad, en la que Sinterklaas (San Nicolás) les trae sus regalos.

Por chocante que pueda parecer, la leyenda cuenta que Sinterklaas vive en España durante el resto del año. Pero no falta a su cita navideña con los niños holandeses, viajando en barco hasta la fría Holanda con un barco de vapor lleno de regalos y sorpresas.

Para cumplir con su misión, Sinterklass cuenta con la ayuda de su sirviente, Zwarte Piet (Pedro el Negro), también conocido como Sooty Piet o Roetpiet (Pedro Hollín o Pedro de la Chimenea).

La llegada al puerto (cada año elige uno distinto) es un momento emocionante, además de una de las más entrañables tradiciones holandesas en Navidad. En el muelle se agolpan las familias. Cuando Sinterklaas y sus pieten (sus «pedros») ponen el pie en tierra, las campanas de las iglesias empiezan a sonar y los niños rompen en gritos de emoción.

Cuando los niños se vayan a dormir, Sinterklaas recorrerá las ciudades y pueblos del país montado en su caballo blanco. Dejará regalos y dulces a los niños que se han portado bien; a los malos, los meterá en un saco y se los llevará a España.

Si todo esto sucede la noche del 5 al 6 de diciembre, ¿qué pasa con la Nochebuena en Holanda? La cena se celebra en familia, pero como los más pequeños ya han recibido sus regalos semanas atrás, ahora es el turno de los adultos. Sin embargo, cada vez son más los hogares donde Papá Noël o Santa Claus (en los Países Bajos le llaman Kerstman) también pasa a dejar sus regalos.

Mercadillos y decoraciones navideñas en los Países Bajos

Navidad en Holanda

Amsterdam durante la época navideña

Desde el Día de San Nicolás (6 de diciembre) hasta la Nochebuena, las calles de las grandes ciudades del país se llenan de luces y adornos. Como muchas de las ciudades holandesas están surcadas por canales, la luz se refleja en sus aguas por lo que esta iluminación resulta especialmente bonita.

En las casas es costumbre montar un árbol de Navidad y poner luces y otros ornamentos en las puertas, ventanas y fachadas. Familiares y amigos intercambian felicitaciones en las que escriben Prettige Kerst (Feliz Navidad en holandés). Tradicionalmente, la Nochebuena y el día de Navidad son para celebrar en casa, con la familia.

En cambio, el 26 de diciembre (Tweede Kerstdag o «segundo día de Navidad») se suele dedicar para visitar a la familia más lejana o para ir de compras navideñas, puesto que casi todos los comercios están abiertos ese día.

Los mercadillos de Navidad en Holanda son más bonitos y auténticos en las pequeñas ciudades que en las grandes. Algunos de los mejores son los que se organizan en Haarlem y Dordrecht, con sus grandes pistas de hielo y sus puestos callejeros de madera donde probar el vino caliente. Mención aparte para el mercadillo navideño de Valkenburg, en el interior del país, que se instala en unas cuevas subterráneas, o el mercadillo flotante de Leiden.

Tradiciones holandesas en Navidad en la mesa

gurmettten navidad holanda

Gourmetten en las cenas de Navidad holandesas

Aunque la gastronomía holandesa no cuenta con demasiada fama internacional, la cocina tradicional navideña sí ofrece algunas interesantes delicias que merece la pena conocer.

Existe una vieja tradición llamada Gourmetten que consiste en colocar una pequeña estufa sobre la mesa el día de Navidad (llamado Eerste Kerstdag o «primer día de Navidad») . Los comensales se reúnen alrededor de esta estufa donde se calientan los manjares en pequeñas porciones, cada uno utilizando su propia bandeja individual. Se podría decir que es algo parecido a la raclette francesa.

En una cena de Navidad en Holanda no pueden faltar la carne asada (ternera, pato, faisán…) bien acompañada de diferentes verduras y salsas. Naturalmente, también se suelen poner en la mesa diferentes tipos de queso holandés. En cuanto a la bebida, aunque en este país se consume más cerveza que vino, éste último es el preferido para una comida o cena de este tipo.

Tras la comida o la cena, llegan los postres. Es el momento de saborear las Banketletter, unas galletas de mazapán elaboradas con forma de letras. Lo usual es que se cocinen en casa usando las iniciales de los diferentes miembros de la familia. Otra dulce opción es el Pepernoot, un delicioso bizcocho de canela y especias.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*