Iglesia de Santa María presso San Satiro

Santa Maria presso San Satiro

Los orígenes de esta iglesia ubicada en la Vía Torino se sitúan ya a finales del siglo IX. En aquella época en el lugar donde hoy se sitúa el templo se hallaba un pequeño lugar de culto dedicado a San Sátiro, confesor y hermanos de los santos Ambrosio y Marcelina. Al lado de la propia iglesia había unas celdas que servían de vivienda a los monjes y un hospicio para los peregrinos. Sin embargo el edificio actual data de finales del XV, construido por orden del Duque Galeazzo María Sforza. Según algunas fuentes el arquitecto fue Donato Bramante, aunque parece ser que este estaba bajo las órdenes de Giovanni Antonio Amadeo.

La iglesia actual se construyó precisamente para albergar un icono milagroso. Cuenta la tradición que en el siglo XV una imagen de la Virgen estaba en la pequeña capilla medieval. Una noche entró en ella un ladrón para robar, pero antes quiso destruir la imagen con un puñal. Al clavarlo en el lienzo este empezó a sangrar. La pintura, que databa del siglo XIII, es la que puede verse hoy en el altar mayor de la iglesia.

La iglesia cuenta con una nave central y otras dos laterales cubiertas con bóveda de cañón. La central está coronada con una cúpula semiesférica. Originalmente el interior estuvo decorado en blanco, azul y dorado, todo muy rico y con ostentosa ornamentación, y contenía frescos carolingios de Borgognone del siglo IX (hoy estos cuadros se hallan en la Pinacoteca de Brera). El campanario es precisamente la parte más antigua del templo, ya que es anterior a 1480, al igual que el baptisterio anexo.

Una iglesia de gran interés en el centro histórico de Milán, obra maestra del renacentista Donato Bramante.

Imagen – Ripullula Il Frangente

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?