Calcuta, entre las ciudades más bellas de la India

Calcuta India

Calcuta, la antigua capital de la India británica, sigue conservando parte de esa vieja elegancia, lo que hace de ella una ciudad distinta a las otras grandes urbes del país. Aún hoy sigue siendo la orgullosa capital del estado de Bengala Occidental y el corazón cultural de la India.

Lo mejor de visitar Calcuta para el viajero occidental es que encontrará en ella toda la genuina esencia de la India, pero también hallará mucho más. Y es que en esta ciudad donde viven más de cinco millones de personas hay mucha historia, arte, cultura y diversión.

Calcuta es también una ciudad de contrastes. En ella coexisten palacios y villas de lujo junto a algunos de los barrios más pobres del mundo, donde la famosa Madre Teresa desarrolló durante décadas una incansable labor humanitaria.

Pero ante todo, Calcuta es un destino fascinante que no deja a nadie indiferente. Estas son las visitas imprescindibles:

Templo de Dakshineswar

Uno de los edificios más bellos e impresionantes del país. El templo de Dakshineswar está dedicado a la diosa Kali, siempre llena de devotos y turistas.

templo calcuta

Templo de Dakshineswar

El templo se levanta a orillas del río Hooghly. Fue construido en el siglo XIX por iniciativa del filántropo Rani Rashmoni. Su estructura llama la atención por sus nueve grandes torres. Ya en e interior se abre una gran patio donde los fieles pueden adorar y alzar sus plegarias a las grandes estatuas de mármol blanco de divinidades del panteón hinduista como Shiva, Vishnu y, cómo no, Kali.

Al pie del templo se encuentran los ghat, las escalinatas sagradas que descienden hasta la orilla del río.

La entrada al Templo de Dakshineswar es gratuita, tal vez eso explique que siempre esté abarrotado de gente.

Puente de Howrah

Para muchos, este es el gran icono de la ciudad. Aunque su nombre oficial es Rabindra Setu, todos en Calcuta lo conocen con el nombre que le dieron los ingleses: Howrah Bridge. Fue inaugurado en 1943 para dotar a la ciudad de un acceso desde la vecina localidad de Howrah, de la que toma su nombre.

puente de Calcuta

El Puente de Howrah en Calcuta

Esta portentosa estructura metálica soporta un intenso tráfico: cerca de 150.000 vehículos y más de 90.000 peatones al día. Sus dimensiones son las siguientes: 217 metros de longitud y 90 metros de altura. De noche se ilumina ofreciendo un precioso espectáculo a los calcutenses.

Maidan y Victoria Memorial

El parque más importante de la ciudad, conocido durante la época colonial como Brigade Parade Ground. Se trata de una gran explanada con arboledas y zonas de césped localizada en el mismo centro de Calcuta. Es el lugar ideal para escapar del bullicio de las calles de la ciudad, que para los turistas puede llegar a ser un poco agobiante.

maidan

Jugadores de cricket en el Maidan de Calcuta, con el Victoria Memorial de fondo

Entre otras cosas, en el Parque de Maidan se encuentra el popular campo de cricket de Eden Gardens y el hipódromo de Calcuta.

Pero sobre todo, en uno de los extremos del parque se levanta el maravilloso edificio de Victoria Memorial, un monumento conmemorativo en honor de la reina Victoria tras su fallecimiento en el año 1901. Su interior alberga un museo donde se exponen óleos sobre la vida de la reina.

Belur Math

Otro de los lugares que hay que ver en Calcuta es sin duda el templo de Belur Math. No se trata de un templo cualquiera, sino de uno muy especial, pues es el corazón del Movimiento Ramakrishna. Lo más destacable de su arquitectura es su casi imposible fusión de arte cristiano, islámico, hindú y budista. Y es que sus constructores pretendieron que este templo fuera un símbolo de la unidad de todas las religiones.

templo india

El ecléctico templo de Belur Math

Otras visitas imprescindibles en Calcuta

Los lugares interesantes para ver y descubrir en Calcuta son interminables. Vale más tomárselo con calma y dedicar cada día de tu estancia a explorar una zona diferente de la ciudad. Un buen plan por ejemplo es el de buscar las huellas coloniales británicas, que encontraremos en Fort William, en la Catedral de San Pablo y en el edificio neogótico del Tribunal Superior.

Para sumergirse en la atmósfera intensa y colorida de la ciudad hay que visitar el mercado de flores en Mullick Ghat y regatear en los puestos de telas y artesanía del New Market. También merece la pena dejarse caer por Phears Lane, en Old Chinatown (el antiguo Barrio Chino). Sin embargo, para disfrutar de una experiencia gastronómica cien por cien bengalí es preciso detenerse en alguno de los restaurantes tradicionales de Park Street.

Una visita más relajada nos la ofrece el Jardín Botánico de Calcuta, donde crecen lirios gigantes y en la que encontraremos una higuera de Bengala con siglos de antigüedad. Allí hallarás al fin un poco de paz entre tantas emociones.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)