Japón, un país de terremotos

"mapa de japón"

Japón sigue recuperándose a toda velocidad de una tragedia tan enorme que en cualquier otro país del mundo habrían tardado décadas en superar. El terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo ha puesto de relieve la fortaleza innata de los nipones que, mientras siguen llorando a sus fallecidos y rezando por los desaparecidos, caminan con paso firme hacia el futuro.

Recordemos que la cifra de víctimas que perdieron la vida por el terremoto y el tsunami se sitúa en 15,744, mientras que la desaparecidos es también descorazonadora: 4,227; lo que significa que otras tantas familias no ha podido enterrar todavía a sus seres queridos.

Japón está acostumbrado a los terremotos y, además, no les tienen ningún miedo. Sus ciudadanos están entrenados para que no les venza el pánico cuando un seísmo agita el suelo bajo sus pies, de hecho, son enseñados desde muy pequeños a tomar las debidas precauciones para no resultar malheridos. Las edificaciones también están preparadas para los terremotos, más que en ningún otro lugar del mundo. Todos nos hemos quedado alguna vez boquiabiertos al ver en la televisión como un altísimo edificio de alguna gran urbe japonesa se mueve de un lado a otro como si fuese de goma sin llegar a sufrir ningún tipo de daño en su estructura.

Sin embargo, el terremoto del 11 de marzo fue más fuerte de lo que estaban preparados para soportar y destapó alguna que otra carencia en la capacidad de reacción de sus gobernantes. Y es que un seísmo de 9 grados en la escala de Richter es una de las fuerzas más destructivas con las que podemos toparnos en el planeta Tierra. Asimismo, se ha informado que, desde ese terremoto, ha habido otros 560 de entre 5 y 6 grados de magnitud en la escala Richter, 93 de más de seis grados y seis de una magnitud superior a 7 grados.

La zona de réplicas se sitúa en el mismo lugar afectado por el gran seísmo de marzo, aunque las autoridades meterológicas japonesas han señalado que también puede haber temblores derivados en las áreas centrales del país: Nagano, Niigata, Shizuoka y Akita.

El archipiélago japonés está situado en el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, por lo que, como hemos apuntado antes, está bastante acostumbrado a los terremotos. Estos no suelen tener consecuencias demasiado graves debido a los protocolos de seguridad y las normas de construcción.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?