Japón, el país menos contaminante del mundo

Japón contaminación

Japón puede presumir de ser el país menos contaminante del mundo. En realidad, las autoridades de este país mantienen una vigilancia muy estrecha de los niveles de contaminación de sus plantas industriales, mucho más que la mayoría de países desarrollados.

En el llamado país de sol naciente existe una gran conciencia medioambiental. Tanto por parte de los ciudadanos como de los gobiernos existe una notable preocupación por la preservación del medio ambiente, lo cual se traduce en una serie de políticas activas y de conductas que sirven de ejemplo para otros países del mundo.

Sin embargo, este compromiso por el ecologismo y el control de la contaminación en no siempre fue tal. La Revolución Industrial llegó a Japón bastante tarde, en la segunda mitad del siglo XX (la Era Meiji). Sin embargo, cuando el proceso fue rápido y muy intenso.

En muy pocos años el país se llenó de fábricas y explotaciones mineras que crecieron y se desarrollaron sin ningún control. Los daños en el entorno natural fueron terribles. Se destruyeron ecosistemas y se contaminaron ríos, lagos y grandes superficies de terreno.

Los desastres continuaron sucediendo hasta llegar a un punto crítico. Fue entonces cuando por fin las autoridades se vieron obligadas a introducir una serie de regulaciones para tratar de detener el desastre.

Años 60: la gran crisis medioambiental de Japón

El envenenamiento de los acuíferos por cadmio, la contaminación del aire causada por las emisiones de dióxido de azufre y dióxido de nitrógeno, así como las intoxicaciones masivas de la población por agentes químicos nocivos presentes en la cadena alimenticia… Este tipo de noticias se convirtió en algo habitual en el Japón de los años 60.

El llamado «milagro económico» japonés había tenido un alto coste. A cambio de la prosperidad, el país había contaminado de sus costas, sus ciudades y sus campos. Numerosas especies animales habían desparecido y entre la población los casos de  enfermedades respiratorias y diferentes tipos de cáncer de habían disparado.

contaminación en Japón

En la década de los 60, en Japón se comenzaron a implementar grandes medidas para luchar contra la contaminación.

La crisis de la contaminación de los años 60 fue un punto de inflexión. El pueblo japonés, diligente y sensato, aprendió la lección. Las alarmas habían sonado y mucha gente entendió que era hora de actuar. En 1969 nació la Unión de Consumidores de Japón, que logró un gran poder de influencia sobre el poder político.

A partir de ese momento, todos los gobiernos han tomado medidas muy valientes de cara a la protección del medio ambiente y de la salud de los ciudadanos. Hubo fuertes sanciones económicas para las empresas que no cumplían con la legislación medioambiental, castigos ejemplares que tuvieron el efecto deseado.

El país menos contaminante del mundo

En la actualidad la afirmación de «Japón, el país menos contaminante del mundo» es un gran motivo de orgullo para este país. Una buena prueba de ello es el espectacular aumento de la calidad de vida, el bienestar social y la esperanza de vida para sus habitantes, que son los más longevos del planeta.

Principales logros

Japón se ha convertido en un ejemplo a seguir en cuanto a desarrollo sostenible. Aunque la clasificación de países menos contaminantes y más respetuosos con el medio ambiente varían año tras año, Japón ocupa siempre un lugar destacado junto a los estados nórdicos europeos (Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca).

Entre los grandes logros de los nipones figuran el éxito en la gestión de residuos industriales y electrónicos, así como la conservación de los bosques. En ambos aspectos, Japón es un modelo a seguir para muchos otros países del mundo.

Otro gran logro de los gobiernos japoneses en materia medioambiental es la reducción de los niveles de polución del aire en las ciudades. Este índice había alcanzado cifras preocupantes en los años 80, pero ha descendido de forma paulatina en las últimas décadas.

tokio japón

Japón ha logrado reducir considerablemente el índice de polución del aire en sus ciudades

Asignaturas pendientes

Sin embargo, el país todavía tiene algunos problemas importantes que resolver. Japón, el país menos contaminante del mundo, es también donde tuvo lugar el desastre de la planta nuclear de Fukushima el 11 de marzo de 2011. Esta tragedia puso en evidencia las carencias de este tipo de estructuras en materia de seguridad. Lamentablemente, las consecuencias de este desastre aún perduran.

Otra «mancha» en el expediente medioambiental japonés es su renuencia a poner fin a la caza de ballenas. En el año 1986  la Comisión Ballenera Internacional (CBI) prohibió la caza de grandes cetáceos con fines comerciales. A pesar de eso las flotas pesqueras niponas continuaron  con sus actividades alegando que se trata de capturas con fines científicos. Años después, en diciembre de 2018, Japón anunció finalmente su retirada del CBI con el fin de proseguir con la caza comercial de ballenas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*