Jerez de noche es distinto

Jerez de noche es distinto. El bullicio sonrosado de las calles se convierte en un silencio amarillo de faroles. Sonidos de pasos y sombras que se proyectan sobre las fachadas encaladas. Jerez de noche es distinto. ¿Alguna vez se han parado en la Plaza del Arenal a contemplar en la espesura nocturna la aguja de San Miguel al fondo?.

Los soportales de la plaza dan lugar al callejón de la pescadería, donde cada mañana llegan los pescados más frescos de la ciudad para el Bar Juanito. De noche es un silencio de piedras jerezanísimo. Callejear por la Calle Conde de los Andes, Plaza Vargas y llegar hasta San Dionisio, donde la iglesia del mismo nombre te señala con su sonrisa arrugada José Luis Díez y la estampa iluminada de la Catedral.

Jerez de noche es distinto. Calle Porvera arriba, bajo el palio arracimado de los árboles, buscar la Calle Ancha en su confluencia con Lealas, y volver la vista y contemplar el hermoso paseo que hemos realizado desde la Alameda Cristina. Un silencio que sólo se compensa en el Callejón de Frías, donde el aire tiene un hilo de voz azul en la garganta.

E ir andando por la acera izquierda de la Calle Ancha, sin quitar la vista de la Iglesia de Santiago, que va surgiendo ladrillo a ladrillo, como una sombra chinesca. Llegar hasta la fuente de la plaza y divisar al fondo, quien pueda, el recoleto escorzo de la Calle Merced, mientras, en el fondo del suspiro, un quejío gitano marca las horas en el lejano reloj de la Plaza del Arenal.

Jerez de noche es distinto, distinto de noche, cada noche, como si fuera el único y a la vez muchos. Como si fuera un niño que se duerme entre los brazos del tiempo.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ocio, Turismo

Absolut Jerez

Descubre todo lo que necesitas saber sobre la bella localidad de Jerez de la Frontera.

Un comentario

  1.   Rauxerez dijo

    Q bonito coño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *