La Abadía de Fossanova, arquitectura cisterciense en Italia

A mí me gustan mucho más los interiores de las iglesias que sus fachadas externas. Me gusta la sensación de paz, tranquilidad y algo celestial que reina en ellas así que fácilmente puedo descubrir cómo se sentía la gente en la Edad media cuando salía de sus pobres casas para meterse en este tipo de edificios. El paso de un mundo a otro. Esta iglesia, por ejemplo, es así: simple por fuera y por dentro pero mas hermosa por dentro que por fuera.

Se trata de la Abadía Fossanova. Está situada en la aldea del mismo nombre y es una típica abadía de la orden cisterciense. Es un claro ejemplo de su estilo de arquitectura, simple. El primer monasterio que se alzó en este lugar fue benedictino, sobre los restos de una villa romana, en el año 529, pero se entregó a los monjes cistercienses en el año 1135. Ellos fueron quienes construyeron un canal eficaz para drenar la zona. La construcción de la magnifica abadía comenzó entonces en 1163 y fue consagrada en 1208 por el papa Inocencio III.

Al día de hoy es considerada el ejemplo de arquitectura gótica temprana más claro de Italia. Santo Tomás de Aquino la visitó estando enfermó y poco antes de morir, camino al Concilio de Lyons. La hostería donde se albergó se convirtió en capilla en el siglo XVII. La Abadía de Fossanova se cerró en tiempos de Napoléon pero la compró el Papa León XII y con el tiempo se convirtió en una activa abadía franciscana. Lo que es hoy. El sitio abre todos los días de 7 am a 12pm y de 4 a 7:30 pm. En invierno cierra a las 5:30pm. La entrada es gratuita.

Un comentario, deja el tuyo

  1.   José Gutberto Chocón dijo

    ES un lugar muy bello, me trae lindos recuerdos de mi estancia en Italia.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?