La Acrópolis, el corazón de Atenas

Atenas; con muchos siglos de historia, es una ciudad cuyo pasado ocupa un lugar preponderante, literalmente, en la forma de la Acrópolis que domina casi todas las vistas, así como en el itinerario de cada visitante.

Sin embargo, la aglomeración urbana moderna es el hogar de más de cuatro millones de personas – más de un tercio de la población de la nación griega – y ha sido objeto de una transformación en el siglo XXI.

El estímulo de los Juegos Olímpicos del 2004 lo convirtió más que un lugar lleno de antigüedades, levantándolo por encima de los clichés de la contaminación y el tráfico imposible que han arruinado su reputación en los últimos años.

La roca de la Acrópolis, coronada por las ruinas espectaculares del Partenón, es una de las imágenes arquetípicas de la cultura occidental. Elevándose por encima del tráfico o de una colina distante, es extraordinario.

Allí, el templo del Partenón fue siempre un punto de referencia espectacular y un símbolo de la confianza imperial de la ciudad, y era famoso en todo el mundo antiguo. Pero incluso en sus sueños más descabellados de los creadores difícilmente podrían haber imaginado que las ruinas vendrían a simbolizar el surgimiento de la civilización occidental – ni que, milenios después- atraería a unos dos millones de turistas al año.

La propia Acrópolis es simplemente la roca sobre la que se construyen los monumentos, de tal modo que casi todas de las ciudades de la antigua Grecia tuvieron su acrópolis ( que significa la cumbre o punto más alto de la ciudad), pero la acrópolis de Atenas no necesita mayor introducción. Su entorno natural, una empinada cara, a 100 metros de altura, se ha convertido en el centro de la ciudad durante todas las fases de su desarrollo.

Fácilmente defendible y con agua abundante, sus atractivos iniciales son evidentes. Incluso ahora, sin ninguna función aparte de turismo, es innegable el corazón de la ciudad. Sus maravillas arqueológicas incluyen las diversas estructuras sobre la roca, de las vistas varias de las colinas y laderas que lo rodean, la antigua Ágora y el nuevo Museo de la Acrópolis.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?