La Basílica de San Pancracio

San Pancracio

La Basílica de San Pancracio es una de las basílicas menores de Roma. Se encuentra en el Gianicolo, en el distrito de Monte Verde, más concretamente en el interior del Parque de la Villa Doria-Pamphili. De título cardenalicio, fue confiada en el siglo XVII a la orden de los Carmelitas Descalzos.

La basílica original fue construida por orden del Papa Simmaco a principios del siglo VI en el mismo lugar en el que fue martirizado el 12 de mayo del 304, a la edad de 14 años, San Pancracio. Corría el reinado del emperador Diocleciano, quien ordenó la última y la más sangrienta persecución contra los cristianos en la que murieron más de quince mil de ellos. La rápida difusión de la fama de San Pancracio hizo que en el siglo VI la cercana Porta Aurelia cambiara su nombre por el de Porta San Pancracio.

Para asegurar el buen desarrollo de la basílica, especialmente sus funciones religiosas, el Papa Gregorio Magno quiso que junto a ella se erigiera un monasterio dedicado a San Víctor y que se confiara a los monjes benedictinos. En la primera mitad del siglo VII, durante el pontificado del Papa Honorio I, la iglesia fue reconstruida por completo con el objetivo de que la tumba de San Pancracio se colocara bajo el altar mayor.

En el interior de la basílica puede verse la entrada a dos catacumbas. La primera, que no está abierta al público, corresponde a la matrona Ottavilla, quien se hizo cargo del entierro del joven San Pancracio. A la segunda sí se puede acceder, y es la catacumba de San Pancracio. A diferencia de otras más famosas, estas catacumbas son más estrechas y dan una idea de la vida tan complicada que llevaban los cristianos de la época, quienes venían hasta aquí para reunirse a escondidas.

La basílica fue erigida como parroquia el 12 de abril de 1931 por el Papa Pío XI.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?