Las consecuencias de Sagrajas, el final del éxito de Alfonso VI

marruecos-batalla

La batalla de Sagrajas

Esta apabullante derrota de Alfonso VI ante las tropas del emperador almorávide Yusuf  ibn Tashfin marcó el punto de inflexión en los triunfos castellanos, quienes al mando de Alfonso VI no volvería a tener un éxito militar de importancia.

El desembarco de las tropas magrebí sucedió mientras el rey Alfonso estaba asediando la ciudad de Zaragoza. Ambos ejércitos se encontraron en los campos de al-Zallaka, denominado Sagrajas por los cristianos.

Acamparon frente a frente, a orillas opuestas del río Guerrero, mientras la tensión crecía de manera exponencial.

El 23 de octubre Alvar Fañez, uno de los comandantes de los cuerpos de Alfonso VI, ataco la vanguardia enemiga que estaba compuesta por los emires de Andalucía. El primer embiste hizo que los castellanos ganarán confianza, y las tropas de Alfonso también se unieron para romper el frente almorávide. Sin embargo el emperador Yusuf ordeno el avance de las cabilas marroquíes y puso nuevamente equilibrio en el campo de batalla, mientras él giraría para atacar el campamento cristiano por la retaguardia.

Atrapados entre dos fuegos los castellanos estaban condenados al fracaso. Finalmente el campo de batalla sería transformado en una demostración del poderío marroquí, quienes decapitaron a los enemigos y enviaron sus cabezas a las principales ciudades de Al-Andalus y del Magreb, para demostrar su gran victoria.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?