La Dinastía Sui

124164772_906a72423d1

Imagen stevecadman

Tras un tumultuoso período de los tres reinos (regímenes Wei, Shu y Wu), el cual se caracterizó como un período de desunión entre los años 220 y 589, nace la Dinastía Sui que logra unificar nuevamente al país en el año 581 d. C. durante un corto período de 38 años.

A pesar de su reducido reinado, esta Dinastía se caracterizó por la implementación del proyecto del Gran Canal que uniría la ciudad de Hangzhou con Beijing, fusionando el país de sur a norte. Esto implementó el crecimiento económico gracias a las facilidades que otorgaba esta obra civil, facilitando el comercio en todo China, y permitiendo también un gran intercambio cultural.

Por otro lado, también se caracterizó por implementar un censo en la población, documento histórico que fue de gran ayuda para los estudios posteriores, como también un nuevo sistema de administración de las regiones sureñas.

Este período fue gobernado por tres dirigentes: Sui Wendi (del 581 al 604), Sui Yangdi (del 605 al 617) y Sui Gongdi (del 617 al 618). Durante el gobierno del primer Emperador, se caracterizó por la gran expansión del budismo en China, dado a que éste era partidario de la religión, otorgando un gran progreso por todos sus dominios.

El segundo Emperador de la Dinastía Sui se caracterizó por su gran ambición y la fundación de la segunda capital en Luoyang, para complementar con la construida por su antecesor en Chang´an (Xi´an). Gracias a su gran codicia, Yangdi generó una gran decadencia en el gobierno, llevándolo a su fin tras la subida de Gongdi al mando.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*