La Dinastía Tang

Dinastía Tang

La semana pasado hablamos de la Dinastía Ming, una de las dinastías imperiales más importantes de China pues significó un gran crecimiento cultural. Otra de las dinastías chinas más importantes y conocidas es la Dinastía Tang.

La Dinastía Tang recorre un período que se inicia en el año 618 y culmina en el 907. Fueron siglos de crecimiento, poderío y prosperidad en el terreno político, cultural, económico y militar. ¿Pero cuál es la historia del surgimiento y caída de la Dinastía Tang? Hacia el siglo VII terminaba el reinado de la Dinastía Sui, que duraría menos de un siglo, en una situación caótica y descontrolada que hizo explotar rebeliones por todo el país. Ese es el comienzo de la historia.

Uno de los oficiales imperiales apostados en Taiyuan, Li Yuan, organizó un ejército que terminó capturando la capital imperial, la actual ciudad de Xian, colocando un nuevo emperador en el trono. Li Yuan se proclamó Primer Ministro y Rey de Tang, pero un año después el emperador murió asesinado y entonces el oficial rebelde terminó emperador de China y Xian quedó como la capital, aunque en ese momento su nombre era Chang’an.

La Dinastía Tang se volvió fuerte durante las primeras décadas, entre el 627 y el 649. El comercio prospero y reinó la paz social. En las décadas siguientes un par de mujeres se convertirían en emperatrices y habría golpes de estado, pero nada de eso alteraría el camino del imperio. Pero todo tiene un final y en el siglo VIII la corrupción y el mal desempeño de algunos emperadores, consejeros y eunucos de la corte complicó la situación. La Dinastía tang empezó a declinar y en el 907 reinó el último emperador, Ai, que fue forzado a dejar el trono.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*