La Ermita de Guía

Ermita de Guía

La Ermita de Guía está situada junto a Cuatro Caminos, muy cerca de la Catedral y en la explanada que precede al Alcázar jerezano. Según cuenta la historia, es la ermita más antigua de la que se tiene noticia. En aquella época se conocía como la Ermita de la Alcubilla, por situarse en la cuesta del mismo nombre, y más tarde de San Isidro.

Se le empezó a conocer como Ermita de Guía pues se encontraba en la confluencia de caminos que iban a Sanlúcar, Cádiz y la Sierra, y servía de guía para los comerciantes de la época. En 1264, año de la reconquista de la ciudad por Alfonso X, el templo se encontraba casi en ruinas, deteriorado por el uso indebido que los musulmanes de la ciudad le ofrecieron. En 1285 se terminaron los trabajos de reconstrucción, cediéndose la Ermita a una pequeña congregación de frailes agustinos.

En el siglo XVII la Ermita acogió la donación de la imagen de la Virgen del Socorro. A partir de esta fecha el edificio fue nuevamente abandonado por los agustinos, con lo que el templo nuevamente volvió a deteriorarse, realizándose una nueva reconstrucción en 1675, quedando su estructura tal como hoy la conocemos.

La Ermita de Guía es quizás el templo jerezano que en mayor número de ocasiones aparece reproducido en grabados, dibujos y pinturas desde el siglo XVI. Hoy la Ermita, a pesar de su importancia histórica, de su patrimonio artístico y de su enclave casi milenario, vive el riesgo de su posible desaparición. La inmobiliaria Osuna se ha hecho con los terrenos colindantes a la Ermita para iniciar su explotación y eliminar este legado de los siglos…

Desde este blog nos sumamos a los apoyos recibidos por la Defensa del Patrimonio para que este enclave tan jerezano y de tanto valor histórico y artístico no desaparezca así como así.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *