La euthanasia

En Grecia fue donde primero se empleó la palabra eutanasia, derivada de eu y tahanatos que significa buena muerte.

“Quién no desee vivir debe exponer sus motivos al Senado, y una vez lo haya recibido, puede quitarse la vida. Si la existencia te resulta odiosa, muere, si el destino te es adverso bebe cicuta. Si la pena te abruma, abandona la vida. Dejad que el infeliz relate su desgracia, dejad que el magistrado le proporcione el remedio para que el mismo le pueda poner fin”. Esto se realizaba sobretodo en Atenas. La eutanasia era aceptada por el estado, que eran los que tenían la cicuta, y los que proporcionaban la autorización. El concepto de la vida era distinto en la Antigua Grecia, que el actual. Para ellos la mala vida no era digna de ser vivida.

La Grecia Antigua, aceptaba el bien morir, antes que una mala vida. Como todo concepto filosófico tiene quienes lo defienden y quienes no, quienes lo atacan. Hipócrates en el siglo V a.c., en su juramento dijo, que no dará medicamento mortal por más que se lo soliciten.

La eutanasia la defendían Sócrates y Platón, ellos decían que una enfermedad dolorosa con un alto grado de sufrimiento, sería una buena razón para dejar de vivir.

Heródoto, que era un médico, y profesor, siempre defendía la vida y fue acusado por fomentar las enfermedades y el sufrimiento.

En la Edad Media, cambio el concepto de la vida, y por lo tanto no se permitía la práctica de la eutanasia.

En la época moderna, la iglesia católica, no permite esa práctica.

Sofía de Grecia, reina consorte del reino de España, mantiene los principios religiosos y opinó que la eutanasia, es un derecho individual, y nadie  puede obligar a realizarlo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?