La gastronomía en París

La ciudad de París siempre se ha considerado la cuna de la alta cocina. Podemos considerar que hay dos tipos de gastronomía típica del lugar.

La alta cocina francesa, que surge en los años 70, en la que los chefs renuevan los platos con toques modernos y ligeros, y en la que prima mucho el aspecto, tanto nutricional como de la presentación final del plato. Se suelen degustar verdaderas “delicatesen” y, por norma general, las raciones de los platos suelen ser bastantes pequeñas pero muy elaboradas.

Por otro lado, también existe un tipo de gastronomía más regional. Es un tipo de cocina más rural y contundente, que se prepara todos los días. Uno de los platos más típicos de la zona es la sopa de cebolla. En este tipo de cocina se aprovechan muchísimo las materias primas de la región, como sus quesos o carnes.

En cuanto a los productos más típicos, vamos a enumerar una variedad de ellos, que derivan sobre todo de la harina, los lácteos y la uva. No sé si conocen la grandísima variedad de panes que existen en esta ciudad. Aparte de la típica “baguette”, que cada vez es más popular en nuestro país, también podemos encontrar panes más gruesos, de pueblo, conocidos como “pains”, o los típicos “brioches” que podemos degustar tanto con dulce como con salado. Otro producto muy importante es el queso, junto a todos sus derivados, de los que debemos de probar sus cremosos, como el Camembert o el Brie, o sus quesos fuertes, como el Roquefort.

También como punto fuerte encontramos la repostería, en la que sobresalen los famosos “croissants”, los “petit fours”, o los merengues. Y el último de los productos franceses esenciales, el vino, entre los que destacan el Borgoña, el Coñac, y, cómo no, el Champán.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?