La gastronomía sueca

La cocina tradicional sueca tiene mucho en común con la de países como Dinamarca y Noruega. Es una cocina sin grandes complicaciones y en la cual la mayor parte de los platos tienen como componente pescados, cerdo, patatas, coles y nabos. Dentro de la cocina sueca uno de los platos más característicos es el Köttbullar. El ingrediente fundamental de este plato son las albóndigas recubiertas con una salsa. Este plato, además de en Suecia, es posible degustarlo en las tiendas que IKEA tiene distribuidas por medio mundo.

absolutsuecia02062009

creativecommons

Las inclemencias atmosféricas han sido uno de los principales modeladores de cómo es la cocina sueca. Suecia es un país que se encuentra sometido a grandes periodos invernales; esto ha provocado que los platos adolezcan de poca variedad de verduras frescas. Por las inclemencias ambientales los vegetales que mejor se han adaptado han sido los tubérculos, caso del nabo y el colinabo, patata. Los pocos vegetales que da la tierra se conservan en vinagre del mismo modo en el cual se almacena el chucrut alemán.

El rey de la cocina sueca es el pescado. Dentro de este tipo de alimento el arenque es el producto estrella y al igual que el cerdo se conserva en salazón hasta su preparación. Otra de las características de la gastronomía sueca es que las carnes se sirven cocidas o a la brasa. Como hecho anecdótico contar que en la cena de los Premios Nobel se sirve como plato principal carne a la brasa. Hablando de postres cabe destacar el queso Svecia.

Fuente: Wikipedia  |  Imagen: Per Ola Wiberg (Powi)

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*