La historia del chocolate suizo

Siendo Suiza un pequeño país alpino con un clima templado, sin un clima tropical ni tradición colonizadora….¿Cómo pudo desarrollar una sofisticada cultura en el arte de fabricar el chocolate? La historia relata que en 1697, el alcalde de Zurich, Heinrich Escher, conoció las bondades del chocolate en un viaje a Bruselas. Lo trajo a Suiza donde empezó a introducirlo en las fiestas celebradas por el gobierno municipal. 

Pero tuvo que pasar varias décadas para lograr una mayor difusión con  la llegada de inmigrantes  italianos y fundarse en 1750 la primera fábrica de chocolates, cerca de Berna. Pero sus fundadores fracasaron en el negocio uy lo abandonaron. No obstante, los otros chocolateros italianos insistieron y abrieron varias factorías en varias ciudades a fines del siglo XVIII.

Pero hay que destacar que el impulso a los chocolates lo dieron los hermanos Josty de los Grisones que se hicieron famosos en toda Europa. La pastelería de los Josty se convirtió, a principios del siglo XX, en un lugar de encuentro de intelectuales, políticos, artistas y escritores.

También de los Grisones, fueron los hermanos Coletta quienes abrieron su primera fábrica de chocolate en Copenhague en 1862 teniendo enorme éxito que en poco tiempo inauguraron fábricas en Suecia y Noruega. Otro suizo, Karl Fazer, a fines del siglo XIX,  muy pronto se convirtió en uno de los productores mayores de artículos de confección en Finlandia.

Actualmente, la famosa marca Coletta-Fazer  domina el mercado escandinavo y es muy conocido incluso en Rusia, Polonia y los países bálticos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*