La marta cibelina, tesoro animal ruso

Marta cibelina

Así es una marta cibelina

Por la extensión de Rusia, su flora y fauna son verdaderamente variadas y en este inmenso país se encuentran algunos de los animales más preciados del mundo, pero desgraciadamente no es por su belleza o por su forma de cazar sino por su piel. Estoy hablando de la marta rusa, un pequeño mamífero que tiene una piel extremadamente preciada.

La caza de este animal está generando desde hace tiempo una gran tensión entre los activistas, amantes y protectores de la naturaleza con aquellos que ven en la marta mucho más que un animal sino que ven un buen puñado de rublos con los que hacer negocio vendiendo su piel.

La marta rusa, también conocida como marta cibelina (martes zibellina) pertenece a la familia de los mustélidos y tiene cierto parentesco con la garduña, tejones, visones, nutrias, comadrejas y los carcayúes entre otros. Son animales no demasiado grandes, solitarios, una gruesa piel y patas cortas.

Este animal se encuentra en todo el país y también en la zona norte de Asia, especialmente en los bosques donde hay coníferas. Son, por norma general, carnívoras y sus presas son pequeños roedores así como pájaros y peces, pero cuando no tienen alimento pueden comer vegetales llegado el momento, aunque no es plato de su gusto.

¿Por qué es tan preciado este animal? Por su piel y sus estupendas características; es fina, ligera y tiene una gran duración, por eso es usada para la confección de abrigos, chaquetas, sombreros y muchas otras prendas que se venden a precio de oro, aunque casi todas se crían en granjas, pero un buen comerciante podría llegar a pagar precios desorbitados por contar con unas cuantas martas salvajes, cuyo precio encarece muchísimo más el producto final.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?