La michetta, el pan de Milán

Michetta

Te lo vas a encontrar en cualquier panadería de Milán porque es el pan más típico y característico de esta ciudad. La michetta, conocido como rosetta en otros puntos de Italia, es un panecillo de 60-70 gramos que tiene una curiosa forma de estrella. Desde siempre ha sido el pan de los obreros, el pan con el que las madres preparan cada día el bocadillo de sus hijos para ir al colegio. Es el pan que se come en el almuerzo, el pan del desayuno, la merienda o la cena.

Su origen nos lleva hasta el siglo XVIII, cuando algunos funcionarios del Imperio Austro Húngaro que se dirigían a la Lombardía después del Tratado de Utrecht en 1713 llegaron con esta nueva receta culinaria. Desde entonces se hizo tradicional y aún se prepara como en aquellas primeras décadas del XVIII. Para los milaneses es todo un orgullo, ya que ellos mismos te dirán que es el pan más ligero del mundo. No lleva ningún aditivo, ni grasas químicas, por lo que resulta ideal para cualquier dieta equilibrada.

Es un pan con una historia realmente curiosa. Debido a la elevada humedad de Milán, los panaderos de la ciudad se dieron cuenta que si lo elaboraban con mucha miga no aguantaba todo el día. Por eso decidieron vaciarlo, no dejarle ni una “michetta”, y hacerlo hueco y crujiente. Dicen los expertos que es especialmente laborioso elaborar una buena michetta. Es un pan un tanto especial, de ahí que cada maestrillo tiene su librillo y seguramente lo vais a encontrar algo diferente de una panadería a otra.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte solo el 25% de las panaderías de Milán lo siguen produciendo. Cada vez hay más tipos de pan y, por esta difícil elaboración, se prefieren otros. La michetta se ha convertido ahora en un pan caro. Si tenéis la posibilidad de probarlo disfrutaréis del sabor tradicional de esta ciudad.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?