La ofensiva Kerenski, fines de la Primera Guerra

La ofensiva Kerenski

La última de las ofensivas del ejército ruso llevada a cabo a fines de la Primera Guerra Mundial.
La decisión de realizar esta ofensiva fue llevada a cabo por el ministro de Guerra y Gobierno provisional Aleksandr Kérenski, y las operaciones fueron realizadas bajo el mando del general Alexéi Alexéievich Brusílov.

El momento no era el más oportuno para la política interna rusa, dado que en Febrero se había llevado a cabo la Revolución de Febrero de 1917, y la gente abrazaba las esperanzas de paz.

Con la abdicación del zar Nicolás II, la lealtad del ejército se había visto bastante mermada, puesto que las nuevas medidas del Gobierno provisional eliminaban la pena de muerta a los desertores, la gran importancia a los Comités de soldados y la dura realidad del deterioro de la capacidad de combate del ejército ruso.

Con una importante victoria, Kerensky esperaba levantar la moral de las tropas y demostrar la eficacia del ejército ruso, en un momento en que la importancia de los ojos extranjeros era más fuerte que nunca.

La operación comenzó el 1 Julio con un ataque en Galitzia, llevando a las tropas Autro-germanas hacia Liv. Si bien la campaña empezó relativamente bien, al poco tiempo, hacia el 16 de Julio, las tropas rusas se amotinaron y el frente ruso dejo de avanzar. La contraofensiva austro-germanas logro hacer retroceder 240 kilómetros al ejército ruso en escasos 5 días.

El final de la Ofensiva Kerensky sucedió el 1 de Septiembre cuando las tropas alemanas tomaron la ciudad de Riga, y los intentos de fortalecer el gobierno provisional ruso se vieron destrozados ante un pueblo hastiado de la guerra y la desigualdad.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*