Lanzarote, la isla del fuego

 Lanzarote

Lanzarote, con gran parte de su paisaje descrito como lunares debido a sus extensiones de lava y ceniza volcánica, es una isla que lleva el sobrenombre de “fuego”. Pero aquí no sólo hay volcanes y vestigios de antiguas erupciones, Lanzarote está completamente equipado con su propia cuota de playas increíblemente blancas, y unas aguas limpias y transparentes.

La mágica isla de Lanzarote se encuentra a no más de 100 km de la costa occidental de África y es la más cercana del archipiélago canario al continente vecino. La isla es la cuarta más grande del archipiélago canario.

Lanzarote es una isla árida, con un clima excepcionalmente seco y cálido, donde la temperatura supera los 20 grados durante todo el año, incluso en pleno invierno. En Lanzarote apenas llueve, por eso el agua es un bien escaso y muy apreciado en toda la isla.

Lanzarote es una isla de paisajes lunares, negros y escarpados, con grandes extensiones interminables de desierto árido. Debido a la falta de lluvias importantes, la erosión no es un factor que modifique fácilmente el paisaje, que se mantiene bastante parecido a la forma definitiva que adquirió después del final de las últimas erupciones.

Lanzarote es un paraíso para el turista que busca playas extraordinarias y la posibilidad de practicar windsurf. Con una amplia gama de hoteles, Lanzarote ofrece todas las comodidades modernas y sofisticadas, instalaciones y servicios, para pasar unas vacaciones inolvidables.

Más información – Arte y cultura en las Islas Canarias

¿Quieres reservar una guía?

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *