Las concubinas en la antigua China

esposa y concubinas

Esposas y Concubinas. Ese es el nombre de una de las primeras películas chinas que vi cuando era adolescente. Desde entonces el lugar, el rol social de la concubina no me gusta mucho aunque en occidente hoy en día hay cada vez menos casamientos y mas concubinatos. Pero las dos uniones no coexisten como sucedía en otros tiempos en otras culturas, la china incluida. Las concubinas son las mujeres que cohabitan con el hombre pero que no están casadas. Los antiguos chinos, que tenían dinero, podían tener varias concubinas y era usual que el emperador pudiera tener miles.

Una concubina podía ser tratada como una pseudo esposa o directamente como una prostituta. Su estatus era menor que el de la esposa y su vida dependía en gran parte de la simpatía o poca simpatía que le tuviera la esposa y claro, el esposo. Una concubina podía tener hijos, que heredaban aunque estaban siempre detrás de los hijos de la esposa. Por eso mismo lo común eran las intrigas para que los hijos ascendieran así que la relación entre estas mujeres era muchas veces muy conflictiva.  En el caso del emperador dentro de la Ciudad Prohibida había muchas. Se calcula que la última dinastía, la Qing, mantenía unas 20 mil. Su objetivo era satisfacer al emperador sexualmente y asegurar la procreación de un heredero. El emperador era yang y las mujeres yin así que para mantener la armonía del cosmos debía tener sexo con muchas. ¡Qué conveniencia!

Los eunucos, hombres a los que castraban, eran los encargados de cuidarlas. Si tenían suerte ser concubina podía ser una carrera exitosa que terminara en fortuna y bonanza para su respectiva familia. Hoy en día el concubinato está abolido legalmente en todo China (en Hong Kong recién ocurrió en 1971), pero en la práctica hay muchos chinos que mantienen amantes jóvenes. No tienen el mismo estatus, por supuesto, pero no es una práctica fácil de erradicar.

Fuente y foto: vía Shards of China

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*