Las mejores playas de Isla Guadalupe

Guadalupe es un pequeño archipiélago de las Antillas, es por tanto territorio ultracontinental francés, con grandes contrastes geográficos y al que se le llama “la mariposa” por la forma en la que sus principales islas están unidas, un estrecho canal forma cuerpo de la misma. Pero más bonito me parece como las llamaban los indígenas, Karukera, que significa “la isla de las bellas aguas”.

Como te puedes imaginar con esta presentación las playas de Guadalupe son espectaculares y aún tranquilas, de hecho mucha gente no sabe que en sus aguas es donde el oceánografo Jacques Cousteau, grabó muchos programas, para mostrar los hermosos bancos de coral. En sus playas puedes encontrar importantes resort con todo tipo de atenciones y lugares más alejados y naturales en los que sentirte en una auténtica isla paradisiaca aislada del mundo. 

Si de verdad estás pensando en unas vacaciones en estas islas, puedes hacerlo en cualquier época del año, ya que sus 22 grados de media te hacen estar en una eterna primavera.

Y ahora sí, empecemos a hablar de sus playas, aunque no olvides que hay mucho más que visitar, al final te lo cuento.

Bouillante, la playa de las aguas termales

playa de bouillante

Bouillante está situada en una bahía natural, en la costa occidental de Tiera Baja y es famosa por sus actividades acuáticas. La localidad fue fundada en el siglo XVII, y debe su nombre a la existencia de aguas termales. En su circunscripción está una delas playas más espectaculares, la de Malendure, con enormes cocoteros, y también es famosa la reserva natural Cousteau. Puedes observar los fondos marinos de esta reserva desde un barco con suelo de cristal o un kayak de casco transparente, y si te atreves con el snork o submarinismo, este es tu lugar.

Sainte-Anne, la playa del lago azul

Playa Caravelle en Guadalupe

En Tierra Grande, en medio de la costa sur, entre Le Gosier y Saint-François, está la localidad de Sainte-Anne, donde se ubica la playa de Caravelle, ¡quien no ha visto la película El lago Azul! Pues bien, esa es la imagen. Más allá de recrearse en el paisaje es una playa muy buena para practicar el windsurf.

En el corazón de Sainte-Anne está la playa de Bourg, otra playa de arena fina, aguas tranquilas, ideales para nadar, y famosa por su animado mercado de frutas y verduras exóticas, especias, artesanía, ron, ponches y otros productos típicos de la zona.

Playa de Bois Jolan, camino de Saint-François, ideal para hacer pícnic a la sombra de los cocoteros o refrescarse en las aguas tranquilas y transparentes de su lagón. Si te gusta más practicar deportes entonces sigue un par de kilómetros más hasta Gros Sable donde hay un importante centro de surf con muchos amantes de este deporte.

Playa de la Gran Ensenada, kilómetros de arena dorada

Playa de guadalupe

En la costa oeste de la isla de Tierra Baja, a dos kilómetros de Deshaies, puedes ir perfectamente andando, está la famosa playa de Gran Ensenada, es famosa porque es la más larga de Guadalupe. Ubicada en un paisaje lleno de vegetación, su arena es fina y dorada, es ideal para relajarse, mientras te sirven un sorbete de coco artesanal…eso sí, hay que tener un poco de precaución con el baño ya que aunque es realmente tentados, las corrientes marinas son peligrosas. Precaución si vas con niños.

Si vas a esta playa no dejes de visitar el precioso pueblo de pescadores de Deshaies, con sus casas de estilo criollo, la iglesia, el puerto pesquero… donde disfrutar de una auténtica vida relajada. No te pierdas su jardín botánico, con un gran número de especies vegetales.

La Punta del Gran Vigía, la Bretaña del Caribe

Situado en el extremo norte de la isla de Tierra Grande, la Punta del Gran Vigía está a unos seis kilómetros de Anse-Bertrand. Los franceses y otros turistas que lo visitan afirman que este lugar salvaje les recuerda a la Bretaña francesa. El paisaje es absolutamente diferente al que te he descrito hasta ahora, con acantilados, y miradores sobre el mar.

Te recomiendo hacer el recorrido a pie, hay un camino habilitado para ello y detenerte en la Puerta del Infierno, que al contrario de lo que parece da entrada a un auténtico paraíso con un lagón turquesa, tranquilo y apacible, protegido por altos acantilados y delimitado por arrecifes de coral. La tentación es quedarse. Desde allí puedes seguir, si es que consigues salir hasta el Agujero de Madame Coco, o el Agujero del Soplador un géiser marino.

Las cataratas de Carbet, pura majestuosidad

Cataratas de Carbet en Guadalupe

Y antes de que te entren aún más ganas de visitar estas playas, te recomiendo las cataratas de Carbet, que aunque no son playa, merecen la pena por su belleza y espectacularidad. Estas tres cataratas son de las más impresionantes de las Antillas Menores, y se pueden disfrutar en el corazón de la selva del Parque Nacional de Guadalupe.

La primera catarata tiene una altura de 115 metros, y para llegar hasta ella necesitas aproximadamente una hora y media de marcha desde la zona de acogida. La tercera son unos 20 metros de altura y desemboca o termina en un estanque circular, es una pena, pero en este momento está prohibido acceder a ella debido a los desprendimientos que se producen con frecuencia. Y la más famosa y además de fácil acceso es la segunda catarata de Carbet, de 110 metros. Puedes puede llegar a ella andando durante unos veinte minutos a través de un sendero nada complicado. Por razones de seguridad está prohibido acercarse hasta el pie de las cataratas, pero se pueden admirar desde un mirador que está bastante cerca.

No quería hablarte de las espectaculares playas de Guadalupe, sin hacer referencia a estas cataratas, y ahora…empieza a mira billetes.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Playas

Ana L.

Inquieta y curiosa como una gata...y con tantas vidas como ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *