Lo que la ley manda

Tener una estancia agradable en cualquier sitio es bien simple, pues tan sólo se debe informar uno de cuál es la normativa que rige allí y cumplirla, sin vacilaciones.

Para ello tenemos las ordenanzas, que son normas jurídicas, subordinadas a la ley, e incluidas dentro de los reglamentos.

Benidorm es una de esas poblaciones que siempre está creciendo, y donde cada vez conviven más personas provenientes de diferentes regiones del mundo. Esto condiciona mucho sus normas municipales (ordenanzas), pues siempre se van adaptando a las circunstancias y contextos que se dan entre sus habitantes, intentando siempre favorecer una convivencia que ya de por sí es enriquecedora.

Para consultar las ordenanzas municipales que se aplican actualmente en Benidorm podéis haced click aquí.

Como podréis apreciar, las ordenanzas aparecen muy bien organizadas, ya que se dividen en ordenanzas municipales y ordenanzas fiscales. Las que más consultaremos los que vamos de turismo a Benidorm serán las municipales. Las fiscales son más útiles para los que están allí viviendo, que poseen algún inmueble, algún vehículo registrado allí, cualquier tipo de patrimonio… En definitiva, que posee alguna propiedad, la cual se sujeta a la ley.

Las ordenanzas municipales son, generalmente, aquellas que regulan la convivencia entre los vecinos, estableciendo horas de cierre de locales por la noche, volumen de música, contaminación, restricciones a la circulación del tráfico por diversos eventos…

Así que, mis amigos turistas, cumplamos y hagamos cumplir la ley para bien de todos, y así evitaremos algunos disturbios que se suelen generar por aquí y por otras muchas ciudades de tanto movimiento como ésta…

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *