Los desayunos marroquíes

La fusión de las tradiciones árabes y francesas deja su huella en la comida marroquí. En cuanto al desayuno, en las mesas se podrá apreciar gran cantidad de pan árabe sin miga. También es común el zumo de naranja recién exprimido junto a las frutas de la estación corriente.

A eso hay que sumarle los vestigios franceses, con su pastelería. Nunca faltan el jamón, la miel, khubz con mantequilla o aceite de oliva, unos pancakes llamados cringal, un pan típico que lleva samolina y las galletas caseras, acompañadas por el café o el té de menta. Si algo es tradicional en Marruecos es el té de menta, el cual se sirve con mucha azúcar.

Es raro encontrar en las cartas de los restaurantes marroquíes un segmento dedicado ìntegramente al menú de los desayunos, ya que lo común de los lugareños es desayunar en la propia casa. Pero en los hoteles se acostumbra a dar, como parte del servicio, el desayuno.

También hay puestos en la calle donde se puede saciar el hambre matinal. Allí se podrá acceder a los típicos panes pita y demás productos locales. Importante es considerar que a los marroquíes les gusta todo muy dulce.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?