Los desiertos de Egipto

Egipto es un país rodeado de desiertos. Estos territorios corresponden a uno de los lugares más secos de toda la Tierra, pero también a unos de los más hermosos. Son capaces de poner a prueba la resistencia y adaptabilidad del ser humano, por lo que no se deben de recorrer nunca sin un buen guía… y ni sin una mochila llena de botellas de agua y comida, además de un abrigo, ya que por la noche la temperatura puede bajar de los 0 grados.

¿Quieres saber cuáles son los desiertos de Egipto?

Desierto arábigo

También llamada franja longitudinal de Sáhara, se sitúa entre el Nilo y el Mar Rojo en el País de los Faraones, y entre el delta del río y su primera cascada en el sur. La humedad ambiental es bajísima, sólo de un 15%, y se registran temperaturas máximas de 54ºC durante el día, y de hasta los -12ºC por la noche.

Desierto de Farafra

Seguramente te sonará más su otro nombre: desierto blanco. Se sitúa en el oeste de Egipto, a medio camino entre el oasis de Dakhla y Bahariya. Allí podrás disfrutar además de sus aguas termales.

Desierto Líbico

Se encuentra al noreste del desierto del Sáhara, ocupando la zona occidental del Nilo, la zona oriental de Libia y el noroeste de Sudán. Muy recomendable es la visita al oasis de Siwa, que está muy cerca de la frontera libia.

Península del Sinaí

Esta península con forma de triángulo invertido se encuentra en la región asiática del Próximo Oriente. Se distinguen dos partes muy diferenciadas: el desierto en el norte, y las montañas escarpadas en el sur. En este lugar, si te gustan los deportes de montaña seguro que disfrutarás, ya que por ejemplo el Monte Catalina, el más alto del lugar, tiene una altitud de 2642m.

Así pues, no dudes en visitar los desiertos de Egipto y tener un viaje inolvidable.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*