Los Habsburgo, algo de historia

Una de las casas reales mas grandes e importantes de Europa es la Casa de Habsburgo. Grande, importante, famosa, con ilustres soberanos, pero hoy en día sin un solo rey o reina a la vista. Mientras otras casas reales han sobrevivido y continúan como cabeza de sus estados la Casa de Habsburgo de Austria no está entre ellas. Habsburgo, este nombre proviene del castillo suizo de Habichtsburg, el castillo que fuera la residencia de la familia entre los siglos XI, XII y XIII, en lo que hoy es Suiza pero entonces era el ducado de Suabia. La familia creció e expandió sus influencias y logró asentarse más lejos hasta llegar a lo que hoy es Austria.

En relativamente poco tiempo, dos o tres generaciones, la familia logró implantarse como candidata a los tronos de manera permanente entre 1272 y 1806 en los Países Bajos, España, Italia, Austria y Portugal. Pero la familia se dividió en dos dinastías: los Habsburgo españoles y los Habsburgo austriacos, a partir de la entrega de tierras del emperador Carlos V, también rey de España a Fernando I en la zona de Austria. A partir de entonces la rama austriaca llevaría el título de Emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico con influencia en los reinos de Bohemia y Hungría. Por su parte la rama española gobernaría en los reinos españoles, las posesiones que se tenían en Italia, los Países Bajos y por un tiempo Portugal.

Los Habsurgo españoles desaparecieron por endogamia en el siglo XVIII. Los matrimonios entre familiares produjeron a la larga problemas mentales y el claro ejemplo es Carlos II de España. A raíz de esto, primero en España y después en Austria, habría guerras de sucesión. En realidad, en la rama austriaca de la familia hubo pocos matrimonios entre familiares cercanos y se dice más que la muerte por viruela de muchas herederas fue una causa mayor de la extinción de los linajes. Con el casamiento de la última heredera de los Habsburgo austriacos, María Teresa con Francisco Esteban, Duque de Lorena nace la rama Habsurgo-Lorena, reinado que culminaría en 1918 con la derrota en la Primera Guerra Mundial.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?