Los Jardines de Alejandro en Moscú

Los Jardines de Alejandro fueron uno de los primeros parques urbanos públicos en la capital rusa la que se compone de tres jardines separados, que se extienden a lo largo del muro occidental del Kremlin con 865 metros (2.838 pies) entre el edificio de la Manege de Moscú y el Kremlin.

La historia relata que después de las guerras napoleónicas, el zar Alejandro I ordenó al arquitecto Osip Bové para reconstruir partes de la ciudad que había sido destruida por las tropas francesas. Bove presentó un jardín nuevo de 1819-1823, en el sitio del cauce del río Neglinnaya, que se canalizó bajo tierra.

Bove añadió las columnas clásicas rematadas con un arco de ladrillos desportillados que en el siglo 19  eran llamados “románticos” las ruinas de imitación eran populares en los jardines. Precisamente allí hay unos cafés al aire libre agradables frente al jardín en el lado del edificio de Manezh proporcionar un buen lugar para descansar después de un recorrido por el Kremlin.

Cabe agregar que en la entrada principal al parque se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido con una llama eterna traída desde el Campo de Marte de  Leningrado. Colocado en 1967 contiene el cuerpo de un soldado que cayó durante la Gran Guerra Patria cfontra los alemanes.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?