Los juegos en la playa, para unas vacaciones en familia

Playa

Construir un castillo de arena es uno de los juegos más divertidos que se pueden hacer en la playa. Con este tipo de actividades, los niños nunca se cansan, puesto que los juegos con la arena mantienen ocupados a los niños durante bastante tiempo, y al tiempo disponen de tiempo para desarrollar su imaginación. Los concursos con arena son los más sencillos de inventarse, y donde los niños no tienen ningún tipo de problema a la hora de participar.

Se crean equipos, y los adultos se reparten en igualdad en cada grupo. Se da la señal de comienzo, y comienza la actividad. Un jurado, que puede ser una persona neutra al juego, puede ser la encargada de elegir al equipo vencedor.

También se pueden variar los temas: castillos, coches, animales… la lista es infinita. Para evitar la humillación de los perdedores, se puede crear una revancha, en donde el equipo más débil puede esta vez alzarse con el premio.

A veces es difícil jugar al volley con los niños, puesto que al ser más pequeños, nadan peor. Sin embargo, las carreras de relevos no suponen ningún problema. Se crean dos equipos. El adulto se mete en el agua, no muy lejos del borde (lo ideal es que los niños puedan hacer pie). Se extienden los brazos de cada lado del cuerpo, y los equipos se sitúan lejos, en la playa. El juego comienza a una señal.

Un miembro de cada equipo corre por la playa y luego en el agua hasta alcanzar uno de vuestros brazos. Luego se da media vuelta, se le da el turno al segundo miembro del equipo, y la carrera vuelve a comenzar. El primer equipo que antes termine, después de que todos sus miembros se hayan dado el relevo, gana.

Más información – Cuando viajar es un placer

¿Quieres reservar una guía?

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *