Los leones guardianes chinos

Una de las esculturas que verás con mucha frecuencia en la entrada de los edficios imperiales chinos es la de un león guardían. Los leones guardianes chinos, siempre hay más de uno, se conocen aquí con el nombre de shishi, cuyo significado es león de piedra.

Tradicionalmente estas estatuas estaban a la entrada de los palacios imperiales, las tumbas imperiales, templos, edificios gubernamentales o las casas de gente adinerada u oficiales de la dinastía Han. Entonces se creía que eran portadoras de poderes místicos y que podían proteger a quienes habitaban dentro de esos edificios. De allí que estas clásicas figuras hayan atravesado buena parte de la historia china y que hoy aparezcan en la entrada de hoteles, restaurantes y hasta supermercados.  Y no solo en China sino en todo el mundo y de la mano de la numerosa emigración de este pueblo.

Los leones son creados siempre en pares, un macho y una hembra, y así se compran. Suelen ser de granito o mármol o incluso de hierro o bronce. El precio final depende por supuesto del material así que la gente mas adinerada tiene los leones mas caros. El par de leones tampoco deja de significar el yin y el yan y de acuerdo a las leyes del Feng Shui hay que saber ubicarlos para que su efecto beneficioso se produzca: mirando desde el edifico en cuestión el macho se ubica a la izquierda y la hembra a la derecha.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?