Los preparados del Papa Luna se pueden saborear en Peñíscola

De los sabores de Castellón no debe perderse una visita al museo y bodega de los vinos y licores de Papa Luna, para ello sólo necesita llegar hasta el casco viejo de Peñíscola.

El Papa Luna es una figura importante de la vida de Castellón, un párroco que se refugió en Peñíscola y con sus conocimientos de medicina y de las hierbas creó gran variedad de sabores que se preparan de forma tradicional para que los podamos disfrutar.

En el casco antiguo se exponen dentro del Museo Bodega de Papa Luna los utensilios que se utilizaban para labrar las herramientas de los viñedos. Los vinos y licores que se fabrican aquí siguen recetas que se transmiten de generación en generación desde 1932.

Para mejorar la visita podrá comprar alguna botella del Licor del Papa Luna o de Vino Carlon entre otros productos regionales.

Aquí también, como no podría faltar, encontrará la Tisana del Papa Luna, un brebaje medieval de hierbas medicinales que según dicen el Papa inventó o solicitó la crearan para él, después de que sufriera un intento de homicidio por envenenamiento. La Tisana lo salvó, y comenzó a utilizarse para sanar dolencias de riñón, gástricas, musculares o de cabeza.

Otra bebida que no puede dejar de probar es el Licor del Papa Luna, realizada a base de hierbas. Es una bebida cola que tiene propiedades digestivas y estimulantes. El sabor recuerda el de la popular bebida Cola de colores rojo y blanco.

Otros de los productos que puede adquirir son los quesos, la miel, chocolates y vinos. La bodega Museo de Papa Luna es una forma deliciosa de adentrarse en la historia y la cultura de Peñíscola.

¿Quieres reservar una guía?

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *