Dulces y postres típicos de Marruecos

Imagen| Pixabay

Uno de los aspectos que mejor representa la cultura de un país es su gastronomía. La de Marruecos posee una gran riqueza de ingredientes y variedad de platos a causa de la multitud de intercambios culturales que el país ha tenido con otros pueblos a lo largo de la historia como los bereberes, los árabes o la cultura mediterránea.

Se trata, por tanto, de una gastronomía refinada pero sencilla a la par, donde destaca la mezcla de los sabores dulces y  salados así como el uso de especias y condimentos.

Pero si por algo es conocida la gastronomía marroquí es por sus exquisitos postres. Si te apasiona la cocina y eres goloso, no te pierdas el siguiente post donde hacemos un repaso por algunos de los mejores dulces de Marruecos.

¿Qué ingredientes se emplean en la repostería marroquí?

Los dulces marroquíes se elaboran principalmente a base de harina, sémola, frutos secos, miel, canela y azúcar. La mezcla de estos ingredientes ha dado lugar a recetas muy populares que se han expandido rápidamente por el mundo.

Dentro del variado recetario sobre dulces marroquíes hay muchos platos pero si nunca has probado sus especialidades, no te puedes perder estas delicias.

Top 10 de dulces de Marruecos

Baklava

Uno de los postres estrella de la cocina del Oriente Próximo que ha traspasado fronteras. Su origen se encuentra en Turquía pero al expandirse por el mundo han surgido diferentes variedades que incorporan diferentes clases de frutos secos.

Está elaborado con mantequilla, tahini, canela en polvo, azúcar, nueces y masa filo. El último paso tras la cocción es bañarlo en miel para conseguir un postre con un sabor dulce muy característico combinado con una textura crujiente que se obtiene por el uso de frutos secos y la pasta filo.

La receta es sencillísima y la puedes preparar en casa fácilmente. Para servirlo tiene que cortarse en pequeñas porciones porque se trata de un postre bastante consistente. Aunque no procede del Magreb si es uno de los dulces más consumidos en Marruecos.

Seffa

Imagen| Wikipedia por Indiana Younes

Uno de los dulces marroquíes más populares, especialmente entre los niños, es la Seffa. Es un plato tan querido en el país que tiene su versión salada y dulce. Suele elaborarse con motivo de fechas especiales, en reuniones familiares, cuando nace un bebé o incluso en las bodas.

Además, es muy sencillo de preparar por lo que no requiere pasar mucho tiempo en la cocina. Incluso se puede tomar como desayuno pues este plato es rico en carbohidratos complejos que generan energía de larga duración, lo que aporta todo lo necesario para enfrentar un largo día de trabajo.

Para preparar la versión golosa de la Seffa tan sólo se necesita un poco de cuscús o fideos de arroz, mantequilla, almendras fileteadas, azúcar glas y canela. No obstante, también hay quienes le añaden dátiles, cáscara de limón, chocolate, pistachos o naranja escarchada pues es un plato que se puede adaptar a los gustos de la familia añadiendo otros ingredientes.

La Seffa es uno de los dulces de Marruecos más saludables pues el cuscús contiene una gran cantidad de fibra, ideal para limpiar el organismo. Además, las almendras poseen una gran cantidad de calcio. En definitiva, una porción de Seffa es una opción muy recomendable para reponer fuerzas de forma saludable y deliciosa.

Cuernos de gacela

Imagen| Okdiario

Otro de los dulces de Marruecos más típicos son los kabalgazal o cuernos de gacela, una especie de empanadilla aromática rellena de almendra y especias cuya forma recuerda a los cuernos de este animal que en el mundo árabe se asocia con la belleza y la elegancia.

Este famoso postre de forma curva es uno de los dulces marroquíes más tradicionales y suelen acompañarse de té en ocasiones especiales.

Su elaboración no es muy complicada. Para la masa crujiente se emplean huevos, harina, mantequilla, canela, azúcar, zumo y corteza de naranja. Por otro lado, para la pasta del interior de los cuernos de gacela se usan almendras molidas y agua de azahar.

Sfenj

Imagen| Comida marroquí

Conocido como el «churro marroquí», el sfenj es uno de los dulces de Marruecos más típicos, el cual podrás encontrar en muchos puestos ambulantes de cualquier ciudad del país.

Por su forma se asemeja a un dónut o a una rosquilla y se sirve con miel o con azúcar glas espolvoreado. Los marroquíes lo toman como aperitivo, especialmente a media mañana acompañado por un delicioso té.

Los ingredientes que se emplean en la elaboración de los sfenj son levadura, sal, harina, azúcar, agua tibia, aceite y para decorar se espolvorea azúcar glas por encima.

Briwats

Imagen| Pixabay

Otro de los platos más sabrosos de la gastronomía alahuita son los briwats, pequeños bocaditos de hojaldre que pueden estar rellenos tanto de pasta salada (atún, pollo, cordero…) como dulce y suelen servirse en banquetes y fiestas.

En su versión azucarada, los briwats son uno de los dulces de Marruecos más tradicionales. Se trata de un pequeño pastel en forma de triángulo y su masa crujiente es muy fácil de preparar. En cuanto al relleno, para su elaboración se emplea agua de azahar, miel, canela, almendras, mantequilla y canela. ¡Una delicia!

Trid

Otro de los dulces marroquíes que más gustan es el trid, al que se le conoce también como el «pastel de los pobres». Suele tomarse en el desayuno acompañado de un vaso de té o café. Sencillo pero jugoso.

Chebakias

Imagen| Okdiario

Por su alto poder nutritivo, las chebakias son uno de los dulces marroquíes más populares para romper el ayuno en Ramadán. Gustan tanto que es muy habitual encontrarlos en cualquier mercado o pastelería del país y la mejor forma de degustarlos es con un café o con un té a la menta.

Están elaborados con una masa de harina de trigo que se moldea para freírla y servirla en tiras enrolladas. El toque original de las chebakias se lo dan las especias que se le aplican como el azafrán, la esencia de azahar, la canela o el anís molido. Por último, este postre se cubre con miel y se rocía con semillas de sésamo o ajonjolí. Una delicia para quien adora los postres de sabor intenso.

Kanafeh

Imagen| Vganish

Éste es uno de los dulces de Marruecos con queso más irresistible. Crujiente por fuera y jugoso por dentro, se trata de un delicioso pastelito de Oriente Medio hecho con cabello de ángel, mantequilla clarificada y queso akawi en su interior.

Una vez cocido, el kanafeh se rocía con un jarabe perfumado con agua de rosas y se espolvorea con nueces, almendras o pistachos triturados. Este postre aromatizado delicadamente es un auténtico placer y te transportará a Oriente Próximo desde el primer bocado. Se toma especialmente en las fiestas de Ramadán.

Makrud

Imagen| Wikipedia por Mourad Ben Abdallah

Aunque su origen se localiza en Argelia, el makrud se ha convertido en uno de los dulces de Marruecos que más gustan y es bastante habitual que se consuma en Tetuán y Uchda.

Se caracteriza por tener forma de diamante y su masa está elaborada a base de sémola de trigo, la cual se fríe tras rellenarse con dátiles, higos o almendras. El toque final se le da bañando el makrud en miel y agua de azahar. ¡Riquísimo!

Feqqas

Imagen| Craftlog

Otro de los dulces marroquíes que se sirven en todo tipo de fiestas son las feqqas. Se trata de unas galletas crujientes y tostadas que se elaboran con harina, levadura, huevos, almendras, agua de azahar y azúcar. Se pueden consumir solas o añadiendo a la masa uvas pasad cacahuetes, semillas de anís o sésamo.

Las feqqas se caracterizan por su sabor suave apto para todos los paladares. En Fez es tradición servir trozos de feqqas con un tazón de leche como desayuno para los niños. Para los adultos, el mejor acompañamiento es un té de menta bien calentito. ¡No podrás probar sólo una!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*