Menorca, la isla más bonita del archipiélago balear

Lo mejor de un viaje a Menorca es la atractiva oportunidad de descansar combinando visitas de interés cultural con unas calas que nada tienen que envidiarles a las playas del Caribe. En 1993 la UNESCO declaró a Menorca como Reserva de la Biosfera, en virtud de la diversidad ambiental y de sus valores naturales.

Los itinerarios culturales por la región incluyen paseos y excursiones por localidades y núcleos urbanos como Ciudadela, Mahón, Binibeca, Fornells y muchos lugares con encanto donde la arquitectura típica, las costumbres y la gastronomía son los atractivos más importantes.

Los restos prehistóricos de Menorca constituyen uno de los valores más importantes del patrimonio de las Islas Baleares. La Naveta Des Tudons es considerada como el edificio más antiguo de toda Europa, no en vano es el lugar más visitado de la isla. Torre d’en Galmés por su parte, es el poblado prehistórico más importante del archipiélago balear.

También merecen especial atención: Trepucó (cerca de Mahón), Torrellafuda, Torretrencada, Son Catlar (en dirección Son Saura) y Talatí de Dalt (a pocos kms. de Mahón).

Durante su estancia, los turistas podrán realizar otras visitas a lugares como las Canteras de S’Hostal, el Monte Toro y la S’Albufera des Grau.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *