Métodos anticonceptivos, los hombres chinos no participan

China es uno de los países con mayor cantidad de habitantes del mundo. Viven en su territorio millones y millones de personas. Cada provincia se equipara a un pequeño país del resto del globo y es por eso que desde hace décadas rige un sistema especial a la hora de traer niños al mundo. Para no caerse del mapa han estipulado que cada matrimonio debe tener un sólo hijo, dos en ocasiones especiales. Cada pareja que tenga más niños paga más impuestos y eso ha convertido a China es el país de los hijos e hijas únicos. Da para un libro entero de psicología, ¿no es verdad?

Bueno, de acuerdo a una encuesta actual los hombres chinos no se preocupan por la contracepción, por los métodos anticonceptivos. No consideran que sea de su incumbencia y es por eso que a nivel nacional solo un 4,9% de hombres chinos utilizan preservativos, condones, en sus relaciones sexuales. 37,5 millones de hombres se han hecho una vasectomía contra 221 millones de mujeres que se han ligado las trompas de Falopio. La Comisión del Planeamiento Familiar revela que casi un 90% de los hombres en pareja y en edad de concebir vuelcan sobre sus mujeres la responsabilidad del método anticonceptivo. Esta comisión es la que ahora llama a estos hombres a hacerse cargo de su papel para ayudar a la no proliferación de enfermedades sexuales y el control de nacimientos.

Parece que el tema es cultural pues desde la antigüedad para la cultura china el tema de la fertilidad era algo que concernía solo a las mujeres y por continuidad también el tema de evitar la concepción. Además, muchos hombres relacionan vasectomía con castración y la realidad es que mientras para las mujeres hay decenas de métodos de anti-concepción los hombres tienen solo dos: los preservativos y la vasectomía. Bueno,a esto se suma el hecho de que las mujeres chinas han comenzado a quedar embarazadas cada vez más después de los 30 años así que de esta forma China se incorpora a la realidad mundial.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*