El ‘Baile de las Cintas’, una de las más coloridas danzas tradicionales de Yucatán

Baile de las Cintas, Yucatán

Tal vez la expresión folclórica más conocida del estado mexicano de Yucatán sea el Baile de las Cintas, aunque también está presente en otras regiones del país, siempre vinculado a festejos y celebraciones.

Como tantas otras manifestaciones culturales de América, también en este baile encontramos una interesante fusión de elementos indígenas y europeos. Aquí te contamos los orígenes y las características de esta hermosa danza colectiva tan alegre y colorida.


Origen del Baile de las Cintas

Por curioso que parezca, lo cierto es que el origen del Baile de las Cintas tan famoso hoy en Yucatán y otros lugares de México, se encuentra al otro lado del océano Atlántico.

La danza nació en la región alemana de Baviera, en el corazón de la vieja Europa, donde aún hoy se celebra con entusiasmo. Es la tradición del Maibaum («árbol de mayo», en alemán).

Se trata de una vieja tradición pagana germánica que ha sobrevivido hasta hoy. Para celebrar la llegada de la primavera, se erige un poste o tronco muy alto, engalanado de banderines y ornamentos variados. En la parte más alta del mismo se atan unas cintas de color blanco y azul (los de la bandera bávara), tan largas que llegan hasta el suelo. Los participantes en el baile toman cada una de esas cintas de la mano y ejecutan una complicada danza a su alrededor.

baile tradicional Baviera Alemania

El origen del Baile de las Cintas de Yucatán podría estar en la tradición del Maibaum en Baviera, Alemania

De Baviera a México

Pero, ¿cómo llegó el Baile de las Cintas alemán a tierras mexicanas? Los historiadores opinan que este baile, que desde Baviera se extendió a lo largo de la época medieval a otras regiones europeas como Flandes, llegó a América de la mano de los españoles durante las primeras décadas de la conquista. Tras ser coronado rey, Carlos V habría traído a España su séquito formado por numerosos seguidores y familiares de su Gante natal. Así habría llegado a la península ibérica la llamada Danza del Cordón, que después sería exportada al virreinato de Nueva España (el actual México).

Sin embargo, según otra teoría el Baile de las Cintas se popularizó durante el breve reinado de Maximiliano I, emperador de México, entre 1864 y 1867. No hay que pasar por alto que su esposa Sofía era también Princesa de Baviera. Con ella viajaron muchas familias bávaras que se establecieron en territorio mexicano. Es bastante probable que ellos fueran los primeros en ejecutar este baile en el nuevo mundo. Solamente tres años, pero suficiente para que esta danza arraigara con fuerza en el país.

Desde entonces hasta nuestros días, en todas las vaquerías (fiestas típicas yucatecas originalmente vinculadas a las ferias de ganado), se danza el Baile de las Cintas.

El estilo de Yucatán

Por supuesto, existen algunas diferencias entre la tradición bávara y la de Yucatán. El baile y todos los elementos que lo rodean han sido adaptados a los usos y tradiciones locales, con un resultado más vistoso si cabe que la danza original alemana.

Por ejemplo: el poste, que en Alemania suele ser el tronco de un abeto, es en México de madera de ceiba. Su altura es de aproximadamente cinco metros y las cintas que cuelgan desde su parte más alta son de variados colores, no sólo de azul y blanco, como manda la costumbre bávara. También el baile es algo diferente, pues incorpora algunos giros y movimientos más propios de las danzas latinas.

El Baile de las Cintas es una tradición muy ligada a la identidad de Yucatán. Tanto es así que el logo institucional del gobierno de este estado está inspirado en ella.

¿Cómo se ejecuta el Baile de las Cintas?

Como es lógico, para que el baile sea ejecutado como es debido debe haber tantos bailarines como cintas, generalmente 10 ó 12. La mitad de ellos son hombres y la otra mitad mujeres. Todos ellos sujetan el extremo de la cinta con una de sus manos mientras giran alrededor del poste al alegre ritmo de tres cuartos de la jarana (así se conoce al estilo musical que acompaña esta danza).

El objetivo del baile es que las cintas se vayan enredando y trenzando hasta formar un bonito dibujo de colores. El segundo movimiento de esta danza consiste precisamente en deshacer este dibujo y regresar al punto inicial.

Curiosamente, uno o dos de los participantes del Baile de las Cintas deben sacrificarse por sus compañeros y renunciar a bailar. Su misión es la de sujetar el poste con firmeza y velar para que este se mantenga vertical. La suya es una labor poco reconocida, pero fundamental para el óptimo desarrollo de la fiesta.

Los movimientos de los bailarines deben ser precisos y coordinados, de otro modo las cintas quedarían enredadas y la coreografía se volvería caótica. En el vídeo de más arriba se puede apreciar el grado de dificultad de este baile y el espectacular resultado visual que ofrece a los espectadores.

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1.   Lesslie dijo

    Esto no me sirvio