Mitos sobre la homosexualidad en la Antigua Grecia

homosexualidad-en-antigua-grecia

Nuestra cultura occidental está fuertemente influenciada por la ideología judeocristiana, pero sería inocente suponer que es la única cosmovisión del mundo y que no está sujeta a cambios. Basta revisar la historia de otras civilizaciones para comprender que ha habido y hay multiplicidad de costumbres y prácticas sociales. Es el caso de la homosexualidad en la Antigua Grecia.

Hasta hace relativamente poco tiempo el tema de la homosexualidad en la Antigua Grecia no era algo sobre lo que los historiadores volvieran. Después de todo la homosexualidad y el lesbianismo recién ahora asciende a la superficie de las discusiones sociales. ¿Qué historiador iba a estudiar este tema cuando hasta hace poco las relaciones entre personas del mismo sexo eran ocultadas y condenadas? ¿Pero cuál es la verdad y cuál el mito de la homosexualidad en la Antigua Grecia?

En la Antigua Grecia la homosexualidad entre adultos estaba condenada. Los homosexuales adultos debían ocultar su naturaleza. Solo estaba permitida la pederastia, es decir la relación de un adulto con un joven púber, como forma de iniciación o formación de los adolescentes. Y no de todos, solo de aquellos que pertenecían a familias aristocráticas. Y no siempre, hubo períodos en los que esta práctica no estaba tolerada.

Es decir, no podemos tener una visión generalizada sobre este tema y debemos considerar, además, que las pocas referencias que llegan a nuestros días provienen de Atenas pero en Grecia había otras muchas ciudades estado con sus propias leyes y costumbres. En Atenas, en ciertos períodos históricos, era costumbre que un adulto tomara a su cargo un joven de entre 15 y 18 años, aristocrático, y que lo iniciara militar, académica y sexualmente. Se condenaba al mismo tiempo la “subasta” de estos jóvenes y a los propios jóvenes que hacían un negocio de sus favores.

En Tebas había un regimiento entero de parejas homosexuales, el Batallón Sagrado al mando de Górgidas. En Esparta la pederastía se veía como parte del entrenamiento militar. ¿Pero toda la gente compartía esta visión del mundo? No, los plebeyos no coincidían ni aceptaban y de hecho, se burlaban. Tanto que la homosexualidad entre adultos del mismo nivel social era condenada. Otra cosa era encamarse con un esclavo. Por último, esta tolerancia por la homosexualidad en Grecia no continuó en Roma donde estaba muy mal vista.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?