Montauban, la segunda bastide más antigua de Francia

859162677_7421d04a0f-1

En la región de Toulouse, a la orilla derecha del río Tarn, se ubica Montauban, una ciudad fundada por el conde Alphonse Jourdain de Toulouse en 1144,que, según una leyenda local, quedó tan encantado con sus sauces llorones que llamó al lugar Mont Alba. Pero no solo se conoce por sus leyenas locales, sino que es la segunda bastide más antigua del país entero, si bien sufrió bastante daños a lo largo de los años y con los distintos conflictos que hubo en el territorio, se mantiene bastante bien, teniendo casas clásicas que datan de las décadas prosperas que siguieron a la reconquista católica.

2110966662_8ca723b5e2

La Place Nationale se encuentra rodeada de algunos edificios muy atractivos porticados de ladrillo del siglo XVII y de una zona de calles semipeatonales, que se ubica en el centro del casco antiguo. A los pies de la maravilloas catedral de Notre Dame de l’Assomption, se encuentra la Place Franklin Roosvelt, un sitio de una belleza y un ambiente impresionantes. La catedral encanta con sus líneas limpias y clásicas y contiene una de las obras maestras de Ingres.

3140171648_29274f3bf3

El Musée Ingres es un sitio de una mística y una cultura admirables, expone obras de algunos de los más grandes artistas nacidos aquí y en otros sitios importantes, entre ellos Jean Auguste Dominique Ingres, un pintor neoclásico y experto violinista, también se exponen algunos lienzos de Van Kyck, Curbet y Tintoretto, entre otros. El museo se encuentra en lo qeu antiguamente era el palacio arzobispal.

533719993_8702ee4615

Además pueden visitar la Église St-Jacques (siglo XIII), en donde todavía se pueden apreciar los impactos de cañón del sitio al que Luis XIII expuso a la ciudad. También pueden disfrutar de su interior y su arquitectura. Pero siguiendo con el recorrido, si obtuvieron la entrada para el Musée Ingres, también pueden tener acceso a los museos de Terroir, de costumbres y tradiciones locales, el museo de Histoire Naturelle (historia natural, y al museo Résistance et Déportation, que guarda celosamente recuerdos de la Segunda Guerra Mundial, y documentos históricos invalubles.

Hay dos hoteles locales en los que puede alojarse tranquilamente y, por suerte, puede optar por muchos restaurantes y barcitos para que pueda probar delicias de la región y comida del país.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?