Monumento a Don Pedro IV, rey de Portugal.

Ubicado justo al frente del hermoso teatro de Donha María II encontraremos uno de los monumentos más significativos de todo Lisboa, aquel que rinde homenaje a Dom Pedro IV, quien fuera emperador de Brasil y posteriormente rey de Portugal.

Fue el mismo quien en el año 1826 se encargó de otorgar a sus queridos portugueses la Carta Constitucional y representar al todos los liberales portugueses. En el monumento, obra del escultor Elías Robert y del arquitecto Gabriel Davioud, podremos observar además de su figura, cuatro alegorías representativas de los valores de justicia, prudencia, fortaleza y templanza así como también diferentes escudos que refieren a las ciudades más importantes de Portugal.

Este significativo monumento se alza en la hermosa Plaza do Rossio. En los dos extremos de la plaza podremos divisar además dos fuentes de agua decoradas con motivos alusivos a las ciudades portuguesas.

También encontraremos el famoso Café Nicola, construido en 1929 por Raúl Tojal y Norte Júnior. Todos los años cientos de turistas asisten a lo que es considerado uno de los monumentos históricos más relevantes de toda la ciudad.

Te aconsejo que cuando visites el lugar lo hagas con un guía turístico ya que la historia del lugar y de sus monumentos es muy interesante.

Imágen: Vikingo´s Pub.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?