Monumentos de Roma

Monumentos de Roma

La ciudad italiana es una de las más visitadas. Algo que no nos extraña nada, teniendo en cuenta que la culpa la tienen los monumentos de Roma. Ya que tiene una historia que alberga más de tres milenios, por lo que nos ha dejado numerosos recuerdos como capital del imperio romano.

Los bienes históricos así como arquitectónicos que aquí nos encontramos son realmente impresionantes tanto en belleza como en número. Por lo que hoy vamos a hacer un extenso recorrido por todos los principales monumentos de Roma. Una visita cómoda desde nuestro sillón, pero disfrutando más que nunca.

Monumentos de Roma imprescindibles: Basílica de San Pedro del Vaticano

Una de las paradas obligatorias cuando hablamos de los monumentos de Roma. Esta basílica está construida sobre la tumba de San Pedro. Más de 100 años para darle vida, trabajando sin parar artistas de renombre donde podremos ver la cúpula de Miguel Ángel y la Plaza de Bernini. En la Basílica nos encontraremos con La Piedad, La estatua de bronce de San Pedro o los diferentes monumentos de Pablo III, Urbano VIII o Alejandro VII.

Basílica San Pedro

El Coliseo

Sin duda, otro de los grandes nombres para visitar. Con más de 2000 años de historia ha sido capaz de soportar tanto terremotos como incendios. Fue Vespasiano quien lo mandó construir y así se convirtió en el anfiteatro mayor de todo el mundo. Primero puedes admirar su belleza desde el exterior, para luego disfrutar de las galerías o gradas ya en su interior. Puedes obtener un ticket que te permita visitar tanto el Coliseo como el Palatino y el Foro Romano. El precio ronda los 12 euros, en su tarifa normal.

Foro Romano

Foro Romano

Aprovechando la entrada que hemos mencionado antes, nos acercamos al Foro Romano, justo al lado del Coliseo. Otro de los monumentos de Roma que debemos destacar. Era una de las zonas centrales de la ciudad. Allí se encontraban los templos religiosos. Por lo que cuando paseamos por este lugar, todavía veremos restos de edificios y puntos de interés como los templos de Saturno y Vesta. Sobre el valle del Foro, nos vamos a encontrar con el Palatino y su colina. Desde donde también nos dejan unas impresionantes vistas.

Basílica de San Clemente

Bajo esta basílica, se han encontrado restos de otra anterior y además, restos de edificios del siglo I. Por todo ello y por lo que representa, también se ha convertido en uno de los monumentos importantes y más visitados. Cuenta con tres niveles: el superior donde nos encontramos con la capilla de Santa Catalina que data del siglo XII. El segundo nivel es la basílica inferior del siglo IV y el tercer nivel es el más profundo de todos, siendo un lugar de reunión. La entrada tiene un coste de 10 euros.

Basílica San Clemente

San Juan de Letrán

Es la iglesia más antigua del mundo, así que también se merece una buena visita. Fue en el siglo IV cuando el emperador Constantino le dio este lugar al Papa, con el fin de que lo tomara como residencia. Durante más de 1000 años fue la sede de la iglesia. Cuenta con un obelisco que mide más de 30 metros y es el más alto de la ciudad.

Piazza del Campidoglio

El Campidoglio (Capitolio) era el lugar sagrado de Roma. Ahí se encontraba el templo de Júpiter. Ya en la Edad Media este lugar fue la sede del gobierno y símbolo del poder. En él podemos ver tres palacios que son obra, como no, de Miguel Ángel. Allí te encontrarás con el Palazzo dei Conservatori y Palazzo Nuovo. Así como una estatua ecuestre que representa a Marco Aurelio y también los 124 escalones de la Escalinata de Ara Coeli.

piazza campidoglio

Santa María la Mayor

Es una de esas basílicas que aún conserva partes de su construcción que fue en el siglo V. Aunque es cierto que también ha tenido alguna que otra reforma, pero en forma de añadidos. La leyenda cuenta que fue la propia Virgen María quien señaló dónde quería este lugar. Puesto que cayó una nevada en él, en un mes de agosto. En esta basílica nos encontraremos con mosaicos paleocristianos y también otros paneles con mosaicos del siglo V. Fuera y justo en la plaza podremos disfrutar de una columna con la Virgen que data de la época romana.

Santa María la Mayor

San Pablo Extramuros

Se construyó en el siglo IV, sobre la tumba de San Pablo, por orden de Constantino. Era otro de los lugares más importantes hasta que un incendio en el siglo XIX se llevó todo por delante. Se volvió a levantar un nuevo templo, aunque no pudo expresar toda la majestuosidad del anterior. Aún así, nos encontramos con la tumba del apóstol, mosaicos y la capilla, que bien merece la pena visitar.

Castillo de Sant´Angelo

Es otro de los monumentos a tener en cuenta. Se trata de una gran fortaleza que en sus inicios era un mausoleo. Se construyó durante el mandato de Adriano y duró unos cuatro años. Pero además, también ha sido palacio, puesto que los Papas se iba a vivir a él mientras hubiera ciertos conflictos. Sin olvidarnos de su función como cárcel y museo. Desde su parte superior, se pueden observar unas vistas increíbles de la ciudad. Su entrada normal tiene un precio de 14 euros.

Castillo Sant´Angelo

El Panteón

Si buscamos uno de los monumentos mejor conservados, lo encontraremos en el Panteón. Fue construido en el año 126 a.c bajo el mandato de Adriano. En su interior cuenta con una cúpula de media esfera y hoy en día es un panteón real. Es una visita imprescindible y que solo te llevará unos minutos.

Fontana de Trevi

Se le puede llamar como una de las fuentes más hermosas de todo el mundo. Otro de los grandes símbolos de la ciudad y que también ha estado presente en el mundo del cine. La fuente que hoy conocemos se construyó en el siglo XVIII y tardó más de 30 años en terminarse. Lo que llama la atención es la plaza estrecha y la gran amplitud de la fuente en cuestión.

Fontana de Trevi

Piazza Navona, otro de los monumentos de Roma

Con forma alargada y toque barrocos, es otro de los lugares que no podemos dejar de admirar. En ella tenemos la conocida ‘Fuente de los Ríos’. En ella hay cuatro figuras que hacen de representación de los ríos más importantes de los continentes, que por aquel entonces se conocían. En el centro, hay un obelisco egipcio y junto a esta plaza, también podemos disfrutar de la Santa Agnese in Agone, que es una iglesia la cual fue diseñada por Borromini.

Piazza Navona

Las Catacumbas

Como sabremos, las catacumbas son cementerios bajo tierra o subterráneos. En este caso, también es otro de los rincones que suscita el interés, una vez que pensamos en los monumentos de Roma. Sobre el siglo III estaban de plena actualidad. Pero a partir del siglo V ya fueron un tanto olvidadas, para volver a resurgir en el XIX, tras haber sido halladas. Las más importantes que nos vamos a encontrar con las de San Calixto, San Sebastián, Priscila y Domitila.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*