Motín en Brasil causa 18 muertes

Brasil vive momentos de gloria con la elección de su nueva presidenta Dilma Rousseff, el tramo final de la gestión presidencial de Lula da Silva y un crecimiento económico pocas veces visto en el mundo. Sin embargo no son todas buenas noticias pues entre sus más de 180 millones de habitantes, se mantiene una gran desigualdad de condiciones económicas.

Por ello, existe actualmente un número muy elevado de presos y en el penal de Maranhao se produjo un motín en una superpoblada cárcel que produjo la muerte de 18 presos, con seis de ellos directamente decapitados.

Como ocurre en varias naciones, las cárceles se encuentran superpobladas, y en este caso los presos denunciaban que con una capacidad de 2 mil reclusos, en el penal había unos 4 mil, es decir, el doble de lo permitido.

Pese a los avances económicos, Brasil sufre aún hoy una gran desigualdad, con miles de favelas en sus principales destinos como Río de Janeiro o San Pablo y con la urgente necesidad de mejorar la calidad de vida de estas personas.

Seguramente sea la principal meta política de Dilma Rousseff, la nueva presidenta de Brasil.

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario, deja el tuyo

  1.   bigle dijo

    Dilma se caga en el pueblo. El mundial más caro de la historia es una prueba….La corrupción goza de buena salud bajo la presidenta gay.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*