Murcia y el agua

Hoy en día, es posible encontrar una gran oferta de empresas que ofrecen sistemas alternativos de riego por goteo para invernaderos en Murcia. Pero la historia del agua en la región y su relación con la agricultura tiene siglos de antecedentes para contar.

Desde el Neolítico, los primeros pobladores que se establecieron en Murcia ya organizaron sus cultivos para aprovechar la poca agua que caía en los alrededores. Desde sus orígenes, el riego fue una preocupación que aquejaba a nuestros antepasados, lo cual se potenciaba con la escasa población y los primitivos conocimientos.

En Murcia, las primeras obras de cierta envergadura relacionadas con el riego estuvieron realizadas por los romanos. Pues fueron los primeros que organizaron las tierras en la región para procurarles un riego de carácter intensivo, preparándolas para que fuesen especialmente productivas en cada fase del proceso agrícola.

Curiosamente, el sistema de riego de Murcia tiene su origen en la Contraparada, un azud que no permite el paso de las aguas del río, aprovechando así su paso por un estrechamiento de duras rocas. De él parten las acequias mayores, las cuales se ramifican a su vez en otros canales menores, permitiendo que “se gobierne todo el riego”.

El sofisticado sistema de acequias y azarbes de la huerta de Murcia posee analogías con el aparato circulatorio del cuerpo humano. Pues observamos dos grandes acequias toman el agua directamente del río, distribuyéndolas en cauces progresivamente menores, hasta llegar a cada uno de los bancales de la huerta. Desde ese punto, las aguas sobrantes convergen a cauces que se van haciendo progresivamente más grandes hasta desembocar de nuevo en el río.

Foto vía:flickr

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *