Navajas, pionera en turismo rural

Esta localidad a 60 km de Castellón, a orillas del río Palancia, fue elegida desde el siglo XVIII como lugar de veraneo, por su ubicación y clima privilegiados, por algunas familias que construyeron magníficas villas y preciosos jardines.

Cascada del Brazal, río Palancia, en Navajas.

El núcleo urbano sorprende por su trazado morisco. Veremos el edificio del Ayuntamiento, antigua casona del siglo XVIII y la Plaza del Olmo, con un gigantesco ejemplar de esta especie plantado en 1636 e inmortalizado en el escudo del pueblo; cerca de la plaza la iglesia Virgen de la Luz construida en el siglo XVIII. Navajas es sede cada año del Ciclo Internacional de Conciertos, con orquestas, quintetos y bandas, estilos como metal, jazz, y el Festival de Coros.

Uno de sus principales atractivos es el Paraje Salto de la Novia, con la Cascada del Brazal, de 60 m. de alto,  leyenda incluida y con extrañas paredes de color rojo. Llegaremos luego de atravesar varios puentes sobre el río Palancia y ver la fuente que se halla en la entrada. En las afueras de la ciudad se encuentran la Torre Árabe, el embalse del Regajo y la enigmática Cueva del Reloj, en un entorno apto para senderismo.

Las exploraciones arqueológicas indican que el sitio estuvo poblado desde antiguo, aunque fueron los árabes los creadores de la aljama musulmana.

Otros lugares para ver: el Mirador del Paraíso, en la cascada del Brazal de 60 m de altura; el manantial de la Esperanza, que abastece a la población de agua para el consumo y el riego; Altamira, desde donde se divisan las sierras y el valle.

Foto: http://www.flickr.com/photos/canenval/3468259586/

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *