Qué son los Hamptons en los Estados Unidos

De la mano del cine estadounidense todo el mundo conoce Los Hamptons, un destino elegante, de mansiones y gente rica, no muy lejos de Nueva York. ¿Pero qué más sabemos de este lugar? ¿Podemos dar una vuelta y visitarlo? ¿Quién vive allí? ¿Cómo es?

Todas estas preguntas tendrán sus respuestas en nuestro artículo de hoy sobre el destino tradicional y chic de la alta burguesía estadounidense. Hoy, entonces, qué son Los Hamptons en Estados Unidos.

Los Hamptons

Contrariamente a lo podemos suponer a partir de las películas, Los Hamptons no es un pueblito, una ciudad, sino más bien un grupo de pueblos y aldeas distribuidos en un sector de Long Island. Juntos conforman un resort, un balneario, super popular e histórico, entre los más ricos del país del norte.

La zona está compuesta por las ciudades de Southampton y East Hampton y las aldeas y poblados a la redonda: Westhampton, Bridgehampton, Quogue, Sag Harbor y Montauk. East Hampton es uno de los pueblos más antiguos de Estados Unidos pues fue fundado en 1648 por pescadores y granjeros provenientes de la hermosa Connectituct.

Por aquel entonces mayoritariamente eran puritanos y las actividades comerciales se concentraban en la agricultura y la pesca, actividades que continuaron hasta comienzos del siglo XX. Aquí es donde hoy veranean los más pudientes de Nueva York.

La aldea es preciosa, se dice que es una de las más hermosas del país, y atrae turistas todo el año. Sus molinos de tres siglos y el viejo cementerio son sus perlas históricas y turísticas. En toda esta parte de Estados Unidos, antes de los pioneros, vivían indios y aún hoy en día, en Southhampton, está la reserva más antigua del país. Parece que entre los pioneros y la tribu Shinnecock las relaciones eran estupendas y de mucha cooperación.

Este pueblo fue ocupado un día por los soldados ingleses, en tiempos de la Revolución Americana, y hoy se ve el viejo fuerte inglés. En esta parte de Los Hamptons es que se construyeron propiedades enormes y así, la ciudad prosperó. Southampton tiene también muchos museos, como el Museo Histórico Southampton, que funciona en una mansión de 1843, o la Casa Olde Halsey, restaurada, construida en 1648, y también se ofrecen tours de vitivinicultura.

El pueblo de Sag Harbour es compartido por East Hampton y Southampton. Es un ex pueblo ballenero, sobre la costa, habitado desde el siglo XVIII. Tiene muchos sitios históricos, como por ejemplo Umbrella House, una vieja y encantadora casita.

Por su parte Montauk está en la punta de la isla y es el destino más alejado de todos los demás. Aún así es muy visitado por pescadores y gente que hace surf. Una de las playas mas populares en los Hampstons es precisamente la suya, donde abundan los hoteles y los Bed & Breakfst. Mientras los pescadores van todo el año, los turistas prefieren ir en primavera y verano.

Westhampton tiene las mejores playas para nadar, pescar, hacer jet sky o surf. Fue uno de los primeros pueblos de los Hampstons en proveer alojamiento a los viajeros que llegaban por el Ferrocarril Long Island. Cada año tiene un evento artístico muy concurrido.

Bridgehampton también se ha vuelto mucho más popular con el tiempo porque tiene un show clásico de caballos y además, hasta 1998, hubo una carrera super top, la Bridgehampton Race Circuit. Este pueblito encantador tiene mucha vida nocturna, muchos restaurantes…

Estos son algunos, los mas conocidos, de los pueblos y aldeas y ciudades que componen esta zona tan tradicional y elegante para irse de vacaciones. Van de la mano, crecen de la mano, se vuelven cada vez más exclusivos de la mano.

¿Por qué se los llama así, en plural, y no con el nombre de cada pueblo? Hay muchas explicaciones pero básicamente tiene que ver con la línea del ferrocarril y el hecho de que a fines del siglo XIX, The New York Times también empezó a usar ese nombre. De aquí pasó a la cultura popular como sinónimo de paraíso y bueno, a nuestro acerbo sobre Estados Unidos.

¿Cómo se llega a Los Hamptons desde Nueva York? En coche, autobús o en tren o si eres rico, en avioneta acuática. El tren va derecho y en verano hay más servicios. El viaje dura 90 minutos y puedes bajarte en Southampton o en Montauk. En coche se toma la LIE o la Southern State Parkway hasta la autopista Sunrise y de allí derecho a los pueblos de los Hamptons. Hay peaje y puedes tardar hora y media entre, por ejemplo, NY y Westhampton.

En autobús puedes llegar usando el Hampton Jitney. Comenzó a funcionar como un servicio de vans entre ciudades pero ahora tiene una flota entera de autobuses que recorren tres rutas sobre la costa este: Montauk, Westhampton y North Fork. Tiene muchas paradas en Manhattan, Queens y Brooklyn y tardas más o menos dos horas y media. Otra opción es coger el tren, el LIRR o Long Island Rail Road hacia East End.

Un ramal se detiene en North Fork terminando en Greenport, y el ramal Montauk se detiene en South Fork, East Hampston, Amagansett yy Montauk, Tardas dos horas y te olvidas del tránsito de coches y las carreteras. Para los más suertudos hay hidroaviones que unen East Hampton y Montauk con la marina de Nueva York. Obvio, hablamos de más de 500 dólares el asiento, pero llegas en 45 minutos.

¿Cuándo conviene ir de visita a los Hamptons? Si no te gustan las multitudes o los precios de temporada alta entonces es mejor hacerlo al final de la temporada de verano, el Día del Trabajo, o antes del Memorial Day. Eso sí, no olvides que en invierno esta parte de Estado Unidos es bastante fría, así que tampoco podrás estar tan de paseo si te escapas de los meses más calurosos.

¿Qué no puedes perderte en los Hamptons? Puedes apuntarte a un tour y conocer la Mansión Sylvester, del siglo XVII, en la Isla Shelter. También está el Acuario de Long Island y el Centro de Exhibición en Riverhead, por si te gusta conocer el ecosistema de este lugar. El Faro de Montauk Point es divino, construido a finales del siglo XVIII y con vistas merecedoras de buenas fotos. ¡Y recuerdos!

Coopers Beach es un buen destino de surf, muy accesible desde Southampton, y una de las mejores playas de la zona. No importa en qué momento del año vayas, siempre hay algo de gente, en especial si brilla el sol. Puedes ir con tu comida y bebida y pasar un agradable momento viendo surfear. En Montauk está la Cueva de Sal, en realidad varias cuevas cuyas sales se dicen que ayudan con el estrés, las alergias, etcétera.

Si te gusta andar en bici se puede andar entre pueblos, aldeas y costa descubriendo sitios encantadores. Puedes alquilar la bici en Sag Harbor Cycle, aunque hay muchas tiendas de alquiler recomendables. Si te gusta el arte está el Museo de Arte Parrish y si te gusta la cultura india está el Centro Cultural & Museo de la Nación Shinnecock, en Southampton. Para mansiones coloniales está la Mulford Farmstead, casi intacta, con una tarifa de entrada de entre 5 y 10 dólares.

Y por supuesto, si tienes tiempo conviene alojarse en la zona y salir de bares y a comer pescados y mariscos y buenos vinos en cualquier destino de los Hamptons. Eso sí, hay que afilar la tarjeta de crédito porque nada es barato. ¡Por eso tantas celebridades tienen aquí sus casas de veraneo!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)