Origen de los alfajores y colaciones cordobesas

Colaciones

La consigna de familiares y amigos es siempre: de regalo, alfajores. Los turistas que visitan la provincia de Córdoba saben que al regresar a sus hogares tienen que traer los tradicionales alfajores cordobeses a los seres queridos, es parte del folclore nacional y de las tradiciones locales.

El alfajor cordobés es además un producto regional cuyos orígenes se remontan a la antigua tableta de los árabes, que fue introducida en España durante la conquista. Fue también en otra conquista -esta vez la española- que la receta llegó a la Argentina y allí fue transformada para adaptarse a los productos locales. Así fue como nació la idea de unir dos tabletas con dulce de fruta y así aprovechar la producción de dulces y mermeladas que se realizaban en muchas granjas y huertos regionales.

Ese fue el inicio del alfajor cordobés que, a diferencia del alfajor más tradicional, no tiene relleno de dulce de leche sino de dulces frutales. Pero además, nacieron las colaciones, bocados realizados con una sola tableta recubierta con dulce de leche y recubierta con fondant. Los conventos y casas religiosas producían colaciones para que los niños llevaran a las escuelas y así también se transformaron en emblema de la provincia.

Estos productos hoy se consiguen en toda la provincia y entre las marcas más populares están La Quinta, El Triángulo, Estancia El Rosario, Aljafores Kikes, La Costanera, Alfajores Come Back y Mappy Dulcería Artesanal, cada una de ellas con una identidad y una receta propia.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?