Madagascar

Madagascar es una enorme isla situada en el Océano Índico y frente a la costa sureste de África. Con un pasado colonial portugués primero y francés posteriormente, alcanzó su independencia en 1960. Cuando pensamos en ella, nos imaginamos una isla llena de exuberante naturaleza de bosques de baobab y poblada por simpáticos lémures.

Y tiene mucho de todo esto, pero Madagascar ha sufrido en las últimas décadas una terrible deforestación. Sin embargo, uno de sus grandes atractivos siguen siendo los parques naturales que abarcan casi todo el país y que cuentan con zonas prácticamente vírgenes a las cuales solo podrás acceder con un guía oficial. Preciosas playas y bulliciosas ciudades completan la oferta de Madagascar para ti. Si quieres conocerla, te invitamos a seguir leyendo.

Qué ver en Madagascar

Con un tamaño algo mayor que España, el contraste entre la impresionante naturaleza de su interior y las preciosas playas de sus costas es una de las características de Madagascar. Vamos a comenzar por hablarte de sus parques nacionales para luego hacerlo de sus ciudades.

Reserva de Anja

Con unas cuatro hectáreas, esta reserva es fruto de la iniciativa de los malgaches locales, quienes se encargan de gestionarla de manera sostenible. Lo hicieron en gran medida para salvar a la población de lémures. De hecho, si quieres ver estos animales, uno de los símbolos del país, la reserva de Anja es el mejor sitio, pues hay unos cuatrocientos.

Parque Nacional Tsingy de Bemaraha

Situado en la región Melaki de Madagascar, es Patrimonio de la Humanidad. Los tsingys son superficies kársticas mesetarias en las cuales existen numerosas cavernas y fisuras provocadas por las aguas subterráneas.

Por tanto, tu visita a este parque te permitirá ver formaciones rocosas, gargantas y desfiladeros únicos en el mundo. Puedes recorrerlo por una vía ferrata que, no obstante, presenta cierta dificultad pues tiene tramos horizontales y verticales, así como plataformas colgantes.

Parque de Tsingy de Bemahara

Parque Natural Tsingy de Bemahara

También puedes hacer un recorrido por el río Tsiribihina en las singulares barcas tradicionales. Puedes contratarlo en la capital del país, Antananarivo, pero también en la localidad de Miandrivazo, donde comienza el trayecto.

Parque Nacional de Isalo, otra maravilla que ver en Madagascar

Si has visitado el Gran Cañón del Colorado, podrás hacerte una idea de lo que te encontrarás en este parque. Sin embargo, no esperes los tonos rojizos ni la falta de vegetación de aquel. En cambio, sí hallarás enormes cañones con especies vegetales endémicas y, por supuesto, con lémures.

No podrás (ni te lo aconsejamos) visitarlo solo. Tendrás que contratar un guía local en la cercana población de Ranohira. Y es que los recorridos por el parque pueden durar desde unas horas hasta varios días.

Parque Nacional de Andasibé-Mantadia

Se encuentra muy cerca de Antananarivo y por ello es frecuentemente visitado por los malgaches. Cuenta con casi quince mil hectáreas de bosque húmedo y con una riqueza floral enorme. Pero su principal atractivo reside en que allí puedes ver la especie más grande de lémur: el llamado indri-indri, que puede alcanzar hasta los setenta centímetros de altura y los diez kilogramos de peso.

Otros parques nacionales que ver en Madagascar

Para no extendernos tanto en los parques y poder ofrecerte más información para tu visita a Madagascar, vamos a resumirte otros espacios naturales que puedes ver en la isla. Por ejemplo, el Parque Nacional de Andringitra, con sus montañas rocosas perfectas para la escalada, y el de Ranomafana, el único en el que habita el Golden Bamboo, otra especie de lémur.

El Parque de Andrigitra

Parque Nacional de Andrigitra

Las islas de Madagascar

Como sabes, el país africano es una gran isla, pero también cuenta con varias más pequeñas que debes visitar. Es el caso de las de Sakatia, Mitsio o Tanikely, pero las dos más importantes y turísticas son Nosy Be y Sainte Marie.

Nosy Be es una isla con numerosos cráteres volcánicos donde se han formado preciosos lagos. Buena parte de ella está ocupada por la Reserva Natural de Lokobe donde habitan especies de camaleones y de una de las ranas más pequeñas del mundo: Stumpffia Pigmaea. Pero sobre todo, esta isla es uno de los destinos turísticos más importantes de Madagascar por sus magníficas playas.

Por su parte, Sainte Marie también cuenta con preciosos arenales y con rutas de senderismo. Pero uno de sus atractivos se halla en su ciudad más importante, Ambodifotatra: es la iglesia de Santa María, la primera que se edificó en Madagascar pues data de 1857.

Antananarivo, capital de Madagascar

Después de nuestro viaje por las maravillas naturales de Madagascar, vamos a conocer ahora sus principales ciudades. Antananarivo es la capital y se halla en el centro del país. Para visitarla, te recomendamos que vayas con un guía porque tiene zonas peligrosas.

En ella puedes ver el palacio de la Reina Rova, que es una reconstrucción. El antiguo formaba parte de un conjunto que se quemó en 1995. Pero merece la pena que lo vistes para conocer la historia del Reino de Imerina o, dicho de otra forma, del Madagascar precolonial.

También puedes ver el palacio de Andafiavaratra, una construcción barroca hoy convertida en museo histórico. Ambos edificios se hallan en la parte antigua de Antananarivo, donde abundan otras casas peculiares.

Antananarivo, la capital

Antananarivo

Por su parte, la Avenida de la Independencia es la calle principal de la ciudad y en ella podrás ver numerosas casas de estilo colonial. Se inicia en la bonita estación de ferrocarril de Soroano y también puedes ver en ella el Palacio Presidencial.

Más típico es el mercado de Anakely, donde podrás empaparte de la vida cotidiana de los habitantes locales y encontrar toda clase de productos, desde alimentación hasta artesanía. Finalmente, puedes visitar en Antananarivo la catedral, construida en 1873 y también el lago Anasoy, artificial y en cuyo islote central verás un monumento a los caídos en la guerra. Este lago se halla en una zona especialmente insegura, por lo que debes tener cuidado.

Antsiranana

Llamada Diego Suárez hasta no hace mucho, esta localidad del extremo norte del país es uno de sus principales puertos. El de esta ciudad se encuentra en una espectacular bahía de la cual emerge su particular Pan de Azúcar, un islote así llamado por su parecido con la montaña de Río de Janeiro. Pero, sobre todo, Antsiranana destaca por su cosmopolitismo y por su espectacular patrimonio de edificios coloniales franceses.

Toamasina

Con unos doscientos mil habitantes, es el principal puerto del país. Creció durante el reinado de Radama I, a mediados del siglo XIX, un detestable personaje que usaba la ciudad como punto de salida de los esclavos con los que comerciaba. Aparte de sus populosos mercados callejeros, como el de Bazary Be, no tiene mucho más que ofrecerte. Porque sus playas son preciosas pero en muchas de ellas se prohíbe el baño debido a la contaminación y los tiburones.

Morondava

En cambio, te aconsejamos vehementemente que visites esta pequeña ciudad. Allí si encontrarás maravillosas playas donde bañarte y practicar deportes como el kayak. Pero, sobre todo, porque es el lugar donde puedes ver la espectacular Avenida de los Baobabs. Es un largo camino encauzado por numerosos árboles de este tipo, muy curiosos tanto por su forma como por su altura.

La Avenida de los Baobabs

Avenida de los Baobabs

Fíjate especialmente en los baobab enamorados, dos ejemplares que han crecido entrelazados. Como no podía ser de otra forma, tienen una preciosa leyenda local. Esta dice que personifican a dos jóvenes de aldeas distintas que estaban enamorados y pidieron a sus dioses poder estar unidos siempre.

Cuál es la mejor época para que visites Madagascar

Aunque el país africano tiene variedad de climas debido a su tamaño, en líneas generales, los meses más fríos son julio y agosto, mientras que los más cálidos son enero, febrero y marzo. Ten en cuenta que su posición geográfica hace que sus estaciones se distribuyan a la inversa que en España.

Sin embargo, los meses más cálidos coinciden con la época de lluvias y ciclones, por lo cual no te interesa viajar en esas fechas. Nuestro consejo es que visites Madagascar entre mayo y octubre. Las temperaturas, aunque sea tiempo de invierno, son suaves y agradables con muy pocas precipitaciones.

Qué comer en Madagascar

La gastronomía de la isla africana tiene un ingrediente básico: el arroz. Tanto es así que aparece en todas las comidas del día, incluyendo el desayuno. Igualmente, se combina con casi todo: verduras, carnes, pescados e incluso frutas como el coco.

Justamente el plato típico por excelencia de los malgaches es el arroz con cebú. Este bóvido es también la carne principal en Madagascar, aunque también se come bastante pollo. De hecho, si te ofrecen akoho sy voanio es un arroz con pollo y coco. También es muy típico en las zonas costeras el pescado en salsa de coco. En cambio, el foza sy henakisoa es cerdo frito con arroz.

Por otra parte, la amalona es anguila con cerdo; lasopy es un caldo de verduras; la sesika es una suerte de morcilla autóctona que se sirve, cómo no, con arroz y con judías y el ravitoto se hace con mandioca machacada y acompañada por carne de cebú o de cerdo.

Diego Suárez

Antsiranana

Respecto a los postres, mofo gasy y mokari es una especie de tortita de arroz y el koba es un pastel que lleva harina de arroz, miel, cacahuetes y pistachos. Finalmente, tienes dos bebidas típicas. Ranon’ampago se elabora con el arroz que se pega a las cazuelas al cocinarlo y el rhum arrangé es el ron de la isla, que lleva vainilla y miel.

Como llegar a Madagascar

El principal aeropuerto del país es el de Antananarivo pero también es internacional el de Nosy Be. Luego hay otros aeródromos en ciudades como Toamasina, pero solo cuenta con vuelos internos.

Una vez en Madagascar, debes tener presente que los viajes no son fáciles. Las carreteras son pocas y en mal estado. Pese a ello, el transporte por excelencia en la isla para recorridos largos es el llamado taxi-brousse. Se trata de una especie de furgoneta o microbús que debes compartir con más pasajeros. Ten en cuenta que los trayectos son largos y pesados por lo que tendrás tiempo de conocer a los buenos malgaches.

También hay ferrocarril. El más típico es el llamado Tren de la Selva, que hace el trayecto desde las tierras altas hasta la costa. El recorrido es realizado por un convoy viejo e incómodo que tarda más de siete horas en un viaje de menos de doscientos kilómetros. Sin embargo, la experiencia es inolvidable tanto por el contacto con la población autóctona como por los maravillosos paisajes que te ofrece.

Finalmente, para moverte dentro de las principales ciudades, tienes los pousse pousse, que son parecidos a los famosos rickshaw de la India y de otros países asiáticos.

En conclusión, viajar a Madagascar te resultará una experiencia inolvidable. Verás maravillosos paisajes, algunos únicos en el mundo, conocerás populosas ciudades, disfrutarás de una deliciosa gastronomía y te sumergirás en otra cultura. Pese a todo ello, te aconsejamos que tomes precauciones en cuanto a tu seguridad porque la isla africana no es todo lo tranquila que debiera.

 

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*