Palacio Real de Turín, residencia de los Saboya

Al noroeste de Italia está Turín, la capital de la provincia del mismo nombre y una de las ciudades mas antiguas del país. Estuvo en manos celtas, fue colonia romana, fue atacada por los bárbaros y después cayó en manos bizantinas, longobardesas y francas. Uno de sus edificios mas emblemáticos está en la plaza del centro de la ciudad, la Piazza Castello. Se trata del Palacio Real, el palacio real de la Casa de Saboya, a estas alturas un edificio declarado Patrimonio Mundial.

Turín fue la capital de la Casa de Saboya entre los siglos XII y XIX y por lo tanto en sus salones se tejió buena parte de la historia. Aquí el estilo de vida era aristocrático y aunque en un comienzo el palacio fue episcopal, funciones que tuvo hasta el siglo XVI, después se convirtió en residencia privada de Manuel Filiberto de Saboya, en 1562. A Manuel le gustó la casa, la expropió y se mudo a ella. La casa se modificó a partir de 1620 porque a partir de entonces es que se dieron los cambios mayores y tuvieron lugar aquí las celebraciones más importantes y glamourosas, de la mano de la pareja de Carlos Manuel y la princesa Cristina Luisa de Baviera.

Hasta 1865 el Palacio de Turín fue la sede de la monarquía pero finalmente los Saboya hicieron una gran mudanza y se fueron a Roma. Hoy, en sus salones, todavía pueden observarse ricos tapices, jarrones orientales, pinturas de grandes artistas y demás adornos. Hay muchos estilos juntos, se puede visitar la Armería Real, la Capilla del Santo Sudario ya que el sudario estuvo en manos de los Saboya desde 1453 hasta 1946, y en fin, que es un sitio estupendo para visitar y recorrer si estas en Turin.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?