Paseos por las rutas de Almedina (I)

Poder recorrer el poblado de Almedina en realidad tiene hacer todo un placer para quienes aman la naturaleza así como los diferentes monumentos que pueden presentarse en el mismo.

Uno de estos recorridos puede empezar a realizarse por la Fuente Pública de Almedina, misma que fue restaurada para el año 2002 y que se la puede visitar en la ladera poniente del pueblo, la cual está amurallada con un cerramiento rectangular, pudiéndose notar que aún existe la muralla principal que consta además de tres caños de hierro fundido por donde se vierte agua hacia los antiguos bebederos para animales.

El agua que circula por estos caños provienen de un mantel subterráneo; la fachada principal es de un estilo romano, en la cual existe un escudo imperial que fue erigido en honor a Carlos V, pero que también fue debido a la importancia que la había adquirido en los siglos XVI y XVII.

Siguiendo nuestro recorrido, casi por debajo de la fuente en dirección de la ladera, nos encontraremos con los “huertos árabes” mismos que fueron construidos bajo un sistema llamado como bancales o escalonados, lo cual favorecía el cultivo de hortalizas y cereales. El sistema de regadío que adoptaba estos cultivos eran basados en el agua sobrante que provenía de la fuente.

Muy cerca de los huertos árabes, específicamente a 300 m, nos encontraremos con el puente romano que consta apenas de un marco de medio punto, pero que sin embargo soportó a las diferentes legiones romanas que pasaban por el sitio; de este puente se conserva una loza de piedra y actualmente está en el museo Provincial, la cual tiene determinadas inscripciones que la homenaje a los legionarios así como a los centuriones.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *