Danza Afro Peruana

danza africana Perú

La música y la danza afro peruana constituyen una de las expresiones artísticas más vistosas y singulares dentro del patrimonio cultural de Perú. Como indica su nombre, el origen de estos bailes se encuentra en los pueblos de ascendencia africana que fueron llevados al país a la fuerza, como mano de obra esclava, a partir del siglo XVI.

En la actualidad el término afroperuano se usa para designar a la cultura de los descendientes de las diversas etnias africanas subsaharianas. Lo cierto es que estas poblaciones experimentaron un profundo mestizaje con la población criolla y nativa,dando lugar así a una interesante fusión.

La población afroperuana se localiza en dos zonas geográficas concretas: la costa central y meridional (sobre todo en la capital Lima y Callao) y la costa norte alrededor de la ciudad de Piura. Perú es el cuarto país de Sudamérica con más población de origen africano, sólo por detrás de Brasil, Colombia y Venezuela.

Estilos de danza afro peruana

Sin duda la música y el baile son las manifestaciones culturales más destacadas de la comunidad afroperuana. A través de ellas, los esclavos expresaban sus alegrías y sus penas, así como la añoranza de su tierra natal.

En el llamado folclore negro peruano tienen gran importancia dos elementos: por una parte los tambores y otros instrumentos de percusión, cuya cadencia marca el ritmo de la danza, y por otra parte el lenguaje rítmico corporal, que confiere a la danza afro peruana un valor añadido como medio de comunicación además de manifestación artística.

Se han catalogado más de 40 tipos diferentes de danzas afroperuanas. Cada una de ellas tiene un significado específico o bien está ligada a cierto momento o acontecimiento de la vida.

Estas son las danzas más representativas:

El Alcatraz

Esta es una danza de alto contenido erótico. Tanto hombre como mujer bailan con un trapo o trozo de tela sujeto a la cintura. El hombre porta una vela encendida con la que trata de prender el pañuelo de la mujer, que trata de evitarlo moviendo las caderas con voluptuosidad. Antiguamente, en lugar de un pañuelo la mujer lucía una cola hecha con plumas de alcatraz, de ahí su nombre. Esta danza está muy ligada a las localidades de Lima y de Ica.

El Landó

Se cree que el landó procede de una antigua danza ritual africana angoleña conocida como lundu. Su carácter sexual es también muy marcado, dado que en un momento dado de la coreografía los bailarines emulan el acto sexual con agitados movimientos pélvicos. Un buen ejemplo de esta danza se muestra en el vídeo de más arriba, el famoso landó de «Las lavanderas».

El Tondero

Aunque son muchas las localidades que afirman ser la cuna del tondero, lo más probable es que ésta se encuentre en Tiura. De lo que no hay duda es de la influencia de los ritmos gitanos en esta curiosa mezcla de baile y música. Esta danza está cargada de emotividad y se divide tradicionalmente en tres movimientos: la Glosa, una especie de largo llanto; el Dulce, en la que aparece el coro; y la Fuga, la parte más explosiva en la que la danza toma todo el protagonismo, desplazando a la música.

La Zamacueca

En esta danza los elementos africanos se conjugan con las tradiciones de algunos bailes regionales de origen español que fueron llevados a América durante la conquista. Su nombre procede de la terminología usada el el Perú español en las peleas de gallos. Se la conoce también como canto de jarana o marinera limeña. Para bailar la Zamacueca las mujeres visten un camisón corto llamado anaco y unos enormes pendientes artísticos llamado «dormilonas».

Hay quien sostiene que no se trata de una danza genuinamente afro peruana, ya que existen variantes de la misma en otros países como Bolivia, Chile y Argentina. En realidad, la Zamacueca habría llegado a estos países a través de un único núcleo original peruano.

El Zapateo

Estas es otra danza nacida de la fusión de tradiciones africanas y europeas, con un fuerte componente de origen árabe. El zapateo afroperuano se divide en dos géneros: mayor y menor. Ejecutar esta danza de forma correcta requiere muchos años de práctica. De hecho, el zapateo auténtico sólo está al alcance de profesionales del baile. En algunos casos, los bailarines calzan zapatos muy similares a los que usan los bailaores de flamenco en España.

La lista podría seguir aún con otro estilos como por ejemplo el Agua de Nieve, el Cabe, el Hatajo de Pallas y el Hatajo de Negritos (que se bailan en Navidad), la Mozamala típica de la época de Carnaval, la Ombligada, la Pava, la Resbalosa o el Son de los Diablos, por citar sólo algunos de los más populares.

Todas ellas son danzas llenas de color y sentimiento que plasman con gran fidelidad el espíritu africano del Perú.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*